Feliz Navidad 2015

25.12.2015 08:00

 

 

Abogamos por una “Ecología 3D” o “Ecología Trinitaria” como nos sugiere la propia Encíclica Laudato Si’. Queremos cuidar nuestra casa común para que la disfruten las futuras generaciones, que nos remiten al tiempo, a la sostenibilidad, al Padre Dios, que es eterno. Pero el cuidado también debe ser global en términos de interdependencia de todos los países, de ética de las relaciones internacionales, de cuidar lo más frágil. Esto nos habla del espacio y nos recuerda al Espíritu Santo, que sopla por todas partes y que todo lo renueva. Por último, no debemos olvidarnos del cuidado integral ya que las causas que degradan el ambiente natural están relacionadas con la degradación humana y social. Esta es la dimensión del Hijo, el ser auténtico que comparte nuestra condición y dificultades pero que todo lo transforma en Vida.