La Conferencia de las Comisiones de Justicia y Paz de Europa unidas en solidaridad hacia el Cuidado de la Creación

29.09.2017 15:36

La Conferencia de las Comisiones de Justicia y Paz de Europa promovió el Cuidado de la Creación durante su Seminario internacional y su Asamblea General.

La Conferencia de las Comisiones de Justicia y Paz de Europa es una red de 31 Comisiones Nacionales de Justicia y Paz, que están reconocidas por sus conferencias episcopales. La reunión, que llevó por título "Sobre las raíces espirituales y los frutos políticos", se desarrolló como una peregrinación por la justicia, la paz y el cuidado de la creación, del 22 al 25 de septiembre, junto a la comunidad monástica de Taizé. El cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, asistió a los dos primeros días de la reunión y la Rev. Claire Sixte-Gateuille, secretaria nacional de Relaciones Internacionales de la Iglesia Protestante Unida en Francia y delegada de la CEC se dirigió también a la audiencia.

Cecilia Dall'Oglio, de la Comisión italiana de Justicia y Paz y directora europea del Movimiento Católico Global por el Clima, presentó la acción simbólica en el Tiempo para la Creación y las personas asistentes de las Comisiones de Justicia y Paz de cada país, los obispos y los hermanos de Taizé manifestaron su compromiso de cuidar la Creación. Quitándose los zapatos, sintieron la tierra con los pies descalzos para demostrar la renovación radical de una conexión con la creación. Posteriormente los participantes colocaron tierra, que había sido tomada de sitios heridos en sus países, en un macetero, simbolizando la unidad para enfrentar la devastación social y ambiental común.

Cada contribución de tierra fue significativa. Por ejemplo, la Comisión alemana llevó suelo de la Secretaría del Clima de las Naciones Unidas en Bonn como una señal de aliento hacia quienes negocian el clima en la ONU. La Comisión portuguesa presentó suelo del centro de Portugal, devastado por los incendios forestales que fueron impulsados ​​en parte por el cambio climático. La Comisión luxemburguesa compartió suelo contaminado por la industria, los fertilizantes y pesticidas agrícolas y la comisión albanesa aportó suelo de la antigua prisión comunista de Spaç en Albania.

Monseñor. Jean-Claude Hollerich, arzobispo de Luxemburgo y presidente de la Conferencia de Comisiones de Justicia y Paz de Europa dijo: "El evento fue una demostración de solidaridad con el grito de la Tierra y el grito de los pobres. Las comisiones europeas de Justicia y Paz están fuertemente comprometidas en la tarea mundial de implementar los pensamientos y el espíritu de la encíclica Laudato Si’.

El Hermano Alois, Prior de la Comunidad de Taizé, oró: "Dios de todo amor, os confiamos las víctimas de la violencia, de la injusticia y de los desastres naturales. Inspíranos para actuar aliviando el sufrimiento, comenzando con las personas más cercanas a nosotros. Nos pides ser creadores de justicia y paz entre los seres humanos, y cuidar de Tu creación. Escuchas el grito de los muy pobres. Permítenos estar cerca de ellos, y esperar con ellos. Y que podamos todos juntos cantar el nuevo canto de tu amor".

Tomás Insua, director ejecutivo del Movimiento Católico Global por el Clima, que ayudó a organizar la acción simbólica, animó el evento diciendo: "La íntima relación que demostraban los participantes con la creación y la unidad hacia su cuidado conjunto fue un testimonio fuerte. Mientras las personas de todo el mundo continúan sufriendo huracanes, monzones y sequías inusualmente fuertes, es importante que la protección social y ambiental se entreteja con nuestro trabajo hacia la justicia y la paz".

 

Movimiento Católico Global por el Clima

Justicia y Paz de Europa

Contactos: Cecilia Dall'Oglio, cecilia@catholicclimatemovement.global , +393331271680
JPEuropa: Stefan Lunte, stefan.lunte@comece,  +33680179422