La entidad

A lo largo de sus más de cuarenta años de vida, Justicia y Paz se mantiene activa en cuestiones como:

  • La difusión de la doctrina de la Iglesia en materia social.
  • La colaboración ecuménica.
  • Los inmigrantes, refugiados y solicitantes de asilo; el racismo y la xenofobia.
  • La construcción de una Europa solidaria, multiétnica y pluricultural.
  • La condonación de la deuda externa de los países empobrecidos.
  • La objeción de conciencia, la cultura de la paz y la no violencia y la constitución de un Tribunal Penal Internacional.
  • La acción para conseguir una mundialización solidaria y la educación para el desarrollo.
  • El paro, la pobreza y el reparto de los bienes y del trabajo con criterios de justicia y austeridad.
  • La situación de las personas encarceladas.
  • El respeto de los derechos humanos tanto civiles y políticos como económicos, sociales y culturales, y la denuncia de sus violaciones.
  • Y el cuidado de la creación.