Cuarta Semana Adviento 2016

Cuarta Semana Adviento 2016

SE LLAMARÁ JESÚS…
PORQUE SALVARÁ AL PUEBLO DE SUS PECADOS

 

¿Quién es este Jesús que está para nacer? Hijo de Dios, hijo de María…
Es el enviado que hace de puente entre nuestra miseria y el corazón grande de Dios.
Es el profeta valiente que anuncia los caminos sin futuro, a la vez que extiende la mano a quien quiera cambiar de rumbo.
Es el hombre que abraza radicalmente nuestra condición humana y que se mantiene fiel al sueño de Dios hasta el fin.

Este tiempo de preparación para la Navidad es una invitación a dejarse sorprender por Dios y a no depender de "nuestras seguridades”.
En este tiempo de Adviento estamos llamados a alargar el horizonte de nuestro corazón, a dejarnos sorprender por la vida que se presenta cada día con sus novedades”.
Para esto, dijo, se necesita “aprender a no depender de nuestras seguridades, de nuestros esquemas consolidados, porque el Señor viene en la hora en la que no imaginamos”.
En definitiva, el Adviento “viene para introducirnos en una dimensión más bella y más grande”.
El papa Francisco aseguró que el Señor hace “una invitación a la sobriedad, a no ser dominado por las cosas de este mundo, por las realidades materiales, sino más bien a gobernarlas”.
“Si, por el contrario, nos dejamos condicionar y dominar por ellas, no podemos percibir que hay algo mucho más importante: nuestro encuentro final con el Señor que viene por nosotros”. (Papa Francisco. Ángelus 27-11-2016)

 

LA POBLACIÓN EN ESPAÑA SE REDUCE Y ENVEJECE

 

En España cada vez nacen menos niños, existe un déficit de natalidad. Se necesitan al menos 719 nacimientos más cada día para asegurar el nivel de reemplazo generacional.
Menos población implica menos consumo, menor crecimiento del Producto Interior Bruto, menos trabajadores y cada vez más mayores.

Consecuencias económicas:
• Disminuyen ingresos a seguridad social
• Riesgo de quiebra en las prestaciones sociales
• Desaparición del Estado del Bienestar
• Peligran las pensiones futuras.
• Aumenta el gasto sanitario
• Disminuyen centros educativos.
• Cambios en el mercado laboral

 

LA FAMILIA EN ESPAÑA (Instituto de Política familiar. Informe 2016)

 

El panorama actual de la familia en España es cada vez más sombrío: hogares solitarios y sin niños, menos matrimonios y cada vez más rotos, falta de conciliación de la vida laboral y familiar, etc.
España ocupa la última posición de la Unión Europea (UE) en cuanto a ayudas y protección a la familia, a la que sólo destina el 1,3 por ciento de su Producto Interior Bruto, frente al 2,2 por ciento del PIB que dedican los Veintiocho.
El matrimonio religioso disminuye. Aumentan los matrimonios civiles y las parejas de hecho. También aumentan los divorcios y las separaciones afectando a los hijos, sobre todo a los menores.

Algunos opinan que estos datos significan el ocaso de la familia tradicional. «El matrimonio está cada día más devaluado», afirma Mariano Martínez-Aedo, vicepresidente del Instituto de Política Familiar. «Hay menos enlaces, más tardíos, más frágiles y con menos niños. Esto no es espontáneo, sino que hay muchos condicionantes que fuerzan a tomar opciones que no son las que nos gustarían».

 

Ven, Jesús a habitar en nuestras ciudades tristes,
a traer la alegría sin fin del corazón de Dios.
Ven, Jesús, a nacer en las periferias mal vistas
y a enseñarnos a colaborar con Dios
en la construcción de un mundo más justo.
Ven Jesús, a poner tu tienda
en medio de nuestra soledad
y a encender en nosotros el deseo del Cielo.

 

Santa María, Madre de Dios, Madre nuestra, enséñanos a creer, esperar y amar contigo. Indícanos el camino hacia su reino. Estrella del mar, brilla sobre nosotros y guíanos en nuestro camino. (Spe Salvi)