Derechos humanos y empresas: los deberes pendientes del Gobierno español

Derechos humanos y empresas: los deberes pendientes del Gobierno español

En este artículo colectivo se analiza cómo las compañías generan empleo y mejores condiciones de vida para las poblaciones locales. Sin embargo, pocas veces se hace mención a cómo avanzan de la mano de violaciones de derechos humanos, expolio de recursos naturales, contaminación medioambiental e incluso trabajo forzado.

 

VARIOS AUTORES * // La actuación internacional de las empresas viene marcada por una amplia gama de claroscuros. En muchas ocasiones se habla de cómo generan empleo y mejores condiciones de vida para las poblaciones locales. Pocas veces, sin embargo, se hace mención a cómo avanzan de la mano de violaciones de derechos humanos, expolio de recursos naturales, contaminación medioambiental e incluso trabajo forzado. Una parte de la ropa con la que nos vestimos, por ejemplo, deja un rastro de semiesclavitud que afecta a 21 millones de personas en todo el mundo, según datos de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo. Evitar este tipo de situaciones es posible; bastaría con contar con mecanismos que obliguen a las empresas a garantizar, de manera estricta, los derechos humanos en todo el planeta.



Leer más: http://www.juspax-es.org/products/derechos-humanos-y-empresas-los-deberes-pendientes-del-gobierno-espanol/

En este artículo colectivo se analiza cómo las compañías generan empleo y mejores condiciones de vida para las poblaciones locales. Sin embargo, pocas veces se hace mención a cómo avanzan de la mano de violaciones de derechos humanos, expolio de recursos naturales, contaminación medioambiental e incluso trabajo forzado.

 

VARIOS AUTORES * // La actuación internacional de las empresas viene marcada por una amplia gama de claroscuros. En muchas ocasiones se habla de cómo generan empleo y mejores condiciones de vida para las poblaciones locales. Pocas veces, sin embargo, se hace mención a cómo avanzan de la mano de violaciones de derechos humanos, expolio de recursos naturales, contaminación medioambiental e incluso trabajo forzado. Una parte de la ropa con la que nos vestimos, por ejemplo, deja un rastro de semiesclavitud que afecta a 21 millones de personas en todo el mundo, según datos de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo. Evitar este tipo de situaciones es posible; bastaría con contar con mecanismos que obliguen a las empresas a garantizar, de manera estricta, los derechos humanos en todo el planeta.



Leer más: http://www.juspax-es.org/products/derechos-humanos-y-empresas-los-deberes-pendientes-del-gobierno-espanol/

En este artículo colectivo se analiza cómo las compañías generan empleo y mejores condiciones de vida para las poblaciones locales. Sin embargo, pocas veces se hace mención a cómo avanzan de la mano de violaciones de derechos humanos, expolio de recursos naturales, contaminación medioambiental e incluso trabajo forzado. Más