El papa Francisco ha hablado para todos en nombre de todos

El papa Francisco ha hablado para todos en nombre de todos

Comentarios de H.E. Jean - Claude Hollerich, arzobispo de Luxemburgo y presidente de Justicia y Paz de Europa a la Carta Encíclica "Laudato si"

 

La semana pasada el papa Francisco dirigió su Carta Encíclica "Laudato si" sobre el cuidado de la casa común a cada persona que vive en el planeta. Ha recibido un eco abrumador en todo el mundo. La mayoría de las reacciones han sido positivas. De hecho, el Santo Padre ha expresado el único tema de nuestros tiempos que más preocupa a la humanidad. El papa Francisco no sólo ha hablado para todos sino que habló en nombre de todos nosotros. Lo ha hecho muy modestamente, tomando en cuenta la enseñanza de sus predecesores, de los compañeros obispos y otros líderes religiosos, al aceptar las ideas de la ciencia moderna y al negarse a ofrecer remedios políticos y correcciones técnicas. Después de leer esta larga y hermosa Carta me gustaría compartir algunos comentarios desde el punto de vista europeo como presidente de Justicia y Paz de Europa.

 

"Laudato si" insiste enérgicamente en que los debates sobre el medio ambiente deben integrar las cuestiones de la justicia. El papa Francisco nos dice que "un enfoque ecológico verdadero siempre se convierte en un enfoque social" (nº 49). Desde la perspectiva de los excluidos se persigue una respuesta válida a la crisis ecológica, que sólo puede surgir del bien común. Asumir esta perspectiva en Europa no es tan simple como en otras partes del mundo, por ser Europa la región más rica. Por lo tanto, Justicia y la Paz de Europa, como parte de un movimiento más amplio de Justicia y Paz de la Iglesia Católica, se siente alentada por la Carta Encíclica para continuar su misión de promover la justicia social en Europa y hacerlo especialmente en el contexto de las organizaciones Europeas y sus instituciones.

 

"Laudato si" nos ha recordado con gran claridad que el agotamiento de algunos recursos naturales, y en particular el agua, crean un serio riesgo para la paz. Traen nuevas formas de guerra y conflictos armados. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el Consejo de Europa y la Unión Europea (UE) -la última preparando la nueva redacción de su anticuada Estrategia-Seguridad- deberían tener plenamente en cuenta el creciente riesgo de las guerras ambientales. Justicia y Paz de Europa junto con otras muchas entidades apoyarán los esfuerzos para prevenir este tipo de conflictos.

 

"Laudato si" no deja ninguna duda de que el cambio climático es principalmente el resultado de las actividades humanas. Detener el cambio climático requiere un cambio de estilo de vida en las regiones más ricas del mundo, incluyendo Europa. La Carta del Papa es una generosa invitación a reducir nuestro consumo de energía, cambiar nuestros modos de transporte y desplazarnos hacia una economía circular. Se trata de un llamamiento amistoso a Europa para descubrir otras formas de bienestar. También es, a nivel político, un estímulo para aceptar plenamente la idea de responsabilidades diferenciadas (nº 52). Algunos países más pobres necesitarán ayuda considerable para adaptarse a las consecuencias del cambio climático. Justicia y Paz de Europa pide a la Unión Europea y sus estados miembros ofrecer financiación adicional para el fondo climático verde de la ONU, que debe proveer 100 mil millones de dólares al año en 2020 para las regiones más afectadas y necesitadas del mundo. Una financiación creíble para adaptar el clima es una clave del éxito en la próxima cumbre del clima en París.

 

"Laudato si" nos enseña que no hay una solución a la crisis ecológica actual sin un consenso global. "Todo en el mundo está conectado", escribe el Santo Padre. Por lo tanto la acción aislada de una sola nación es loable y, a menudo útil para avanzar un primer paso, pero no es suficiente. Debido al carácter transnacional de la economía, y sobre todo del sector financiero, el poder de los estados-nación está disminuyendo aún más en el siglo XXI. Para Justicia y Paz de Europa, la Unión Europea sigue siendo, a pesar de las indiscutibles deficiencias,  una respuesta adecuada a esta "Rerum novarum", a este cambio revolucionario. La Unión Europea basada en el Estado de derecho puede inspirar nuevas formas de gobernanza global en asuntos ecológicos y conducir "a programar una agricultura sostenible y diversificada, a desarrollar formas renovables y poco contaminantes de energía, a fomentar una mayor eficiencia energética, a promover una gestión más adecuada de los recursos forestales y marinos, a asegurar a todos el acceso al agua potable"(nº 164).

 

“Laudato si” es un argumento radical para mejor salvaguardar y proteger la creación de Dios. La pérdida de la biodiversidad es un fenómeno global, debido a "formas inmediatistas de entender la economía y la actividad comercial y productiva" (nº 32). También afecta a Europa. En su reciente informe sobre el estado de la naturaleza en la Unión Europea, la Agencia Europea de Medio Ambiente ha destacado el éxito del Plan de Acción de Especies de la UE en el que ya se evalúa un panorama favorable únicamente para el 16% de los habitantes y el 23% de las especies. Por lo tanto, Justicia y la Paz Europa apoya los esfuerzos para reforzar medidas de conservación.

 

Por último, "Laudato si" recuerda a la humanidad la necesidad de renovarse. Sin respeto por la dignidad de toda persona humana, " el valor de un pobre, de un embrión humano, de una persona con discapacidad –por poner sólo algunos ejemplos–, difícilmente se escucharán los gritos de la misma naturaleza" (nº 117). El Santo Padre ha destacado la conexión entre una visión adecuada del ser humano -una auténtica antropología- y el reto de conseguir mejorar la cuestión ecológica. Justicia y Paz de Europa contribuirá a la promoción de esta renovación en su diálogo con la Unión Europea.

Luxemburgo, 26 de junio 2015

Jean-Claude Hollerich

Arzobispo de Luxemburgo

Presidente de Justicia y Paz de Europa