Hoja de Opinión: Ante el Día Nacional de la Caridad

Hoja de Opinión: Ante el Día Nacional de la Caridad

“V ENCUENTRO SOBRE EXCLUSIÓN SOCIAL” (Mayo 2016)  

En la Iglesia de San Esteban, y por quinto año consecutivo, hemos celebrado esta Mesa Redonda bajo el título de “JUVENTUD Y DESEMPLEO”.  

En esta ocasión han sido participantes y protagonistas tres jóvenes, José, Manuel e Ibrahim, de 29, 27 y 22 años, respectivamente. Todos con buena formación (titulaciones universitarias, máster, idiomas etc.), pero como una gran mayoría de jóvenes, sin empleo.  

Tras escucharles queremos transmitiros y haceros partícipes de ello, y así poder ayudaros en vuestras parroquias y grupos de reflexión, a encontrar caminos e iniciativas de solidaridad y abrir un diálogo con los que cerca de vosotros están padeciendo la misma situación.  

Nuestras impresiones, tras la asistencia a esta mesa redonda de los jóvenes, nos ha dado la oportunidad de oír de su propia voz el relato de sus situaciones, el acercamiento a una realidad muy dura, la confianza en una juventud que la afronta con entereza y el sentimiento conmovido de una responsabilidad que nos obliga a escucharles y procurar ayudarles.  

Su realidad viene dada por: 

  • Una situación de crisis que ha golpeado a la sociedad en todas sus instancias y, fundamentalmente, al empleo de los jóvenes. Las cifras son alarmantes (46% para los menores de 25 años) y, lo que es peor, con un horizonte de futuro tan negro como el que hoy se padece (pasarán diez años y la situación no mejorará sustancialmente).
  • Un mercado laboral que, además de ofrecer muy escasas oportunidades para el empleo, está muy desregulado ofreciendo oportunidades a algunos empresarios desaprensivos que ofrecen ocupación con sueldos de 250 o 300€ mensuales para jornadas de duración, a veces, hasta superior a la normal.
  • Una situación anímica vulnerable a una realidad tan dura que, de no ser por la posesión de un carácter muy fuerte o la presencia de algunos apoyos externos, difícilmente se podría superar. 
  • Una actitud absolutamente abierta a la aceptación de cualquier empleo, incluso en condiciones extremas.
  • Y la posibilidad de que esta situación pueda ser aún más dura como es la que sufren, además de por su juventud, por ser inmigrantes, refugiados, grado de formación...  

Su lucha hoy consiste:  

  • Desde las posibilidades que les dan sus recursos personales: una buena preparación (formidable expediente y experiencia en trabajos anteriores, conocimiento de idiomas que les permite salir al extranjero, coraje bastante como para afrontar grandes dificultades...
  • La ayuda de sus familias: pilar nuclear que les permite una cierta estabilidad para afrontar las dificultades que, aún siendo dolorosas, al menos las resisten con un respaldo afectivo y una comprensión que los salva de mayores riesgos.
  • La existencia de un clima o conciencia social de cierta compresión que les ayuda, si no es a encontrar empleo, al menos a no sentirse parásitos.
  • El apoyo, muy agradecido por su parte, de la Fundación Cardenal Spínola que les ofrece: el conocimiento de técnicas de búsqueda de empleo, el asesoramiento, en su caso, para el emprendimiento, el apoyo anímico y, sobre todo, la oportunidad de vivir esta situación en compañía de otros afectados por el mismo problema con todo lo que esto supone en medio del drama que viven.      

  “Pienso en la creación de puestos de trabajo digno para afrontar la herida social de la desocupación, que afecta a un gran número de familias y de jóvenes y tiene consecuencias gravísimas sobre toda la sociedad. La falta de trabajo incide gravemente en el sentido de dignidad  y en la esperanza”   Papa Francisco  Mensaje Jornada Mundial por la Paz 2016 

Descarga