“Iglesia, servidora de los pobres”

 “Iglesia, servidora de los pobres”

Hay  quien ha visto en esta instrucción pastoral de la CEE publicada el 24 de abril de 2015 un compendio de doctrina social de la Iglesia en España. Y es verdaderamente un buen documento; claro, positivo, valiente y humilde que, de modo muy respetuoso trata de iluminar la situación de crisis económica, social y moral que afecta a la actual sociedad española.

“La realidad social lo estaba pidiendo”  – comenta el director del secretariado de Pastoral social de la CEE, D. Fernando Fuentes–.  Muchos cristianos de la Iglesia española estaban pidiendo a gritos una palabra de iluminación en estos tiempos de crisis e incertidumbre. Y es verdad que el documento pone en el centro de su mirada a las víctimas de la crisis económica; propone cambios en nuestros estilos de vida e invita a apostar siempre por la promoción de las personas y la vida digna a la que tiene derecho todo ser humano.

La sociedad reconoce que la Iglesia no sólo se dedica a predicar el Evangelio. Cáritas Española  –  que es la misma Iglesia, aunque algunos no lo vean  –  y otras instituciones eclesiales siguen estando al lado de los que más sufren y hacen todo lo que pueden y saben en favor de los más pobres. Junto a esta evidencia, el documento es consciente de que la pastoral social exige de los cristianos y cristianas una mayor formación sociopolítica para tomar conciencia de la realidad, poder interpretarla y elevar así el nivel de ética personal (el tema estrella de la corrupción es nuclear para sanar la sociedad). Al mismo tiempo se reclama una regeneración de  la vida pública y económica (el tema de la transparencia en la vida pública y económica al servicio del bien común es un tema prioritario).

Todo este panorama nos abre a un horizonte evangelizador intenso que el Papa Francisco no deja de alentar, primeramente en la Exhortación Apostólica “Evangeli Gaudium” y recientemente con la publicación de la encíclica “Laudato si”. Muchas personas, cristianas o no, consideran en su imaginario social que el concepto de “pobreza” está muy ligado al pontificado del Papa pero que luego es muy difícil transportarlo positivamente a otros niveles eclesiales. Este documento de los Obispos españoles nos prueba lo contrario, quizá porque cita en 15 ocasiones al Papa Benedicto XVI en cuanto a los conceptos, diríamos, clásicos y otras 28 veces al papa Francisco en la forma de articular la doctrina social de la Iglesia en el “ahora” de nuestra sociedad;  pero también porque no es la primera vez que los obispos se pronuncian claramente sobre temas sociales. Ver el documento publicado en 1994 con el título: “La caridad en la vida de la Iglesia. Propuestas de acción pastoral”.

A pesar de todo, nuestro documento “Iglesia, servidora de los pobres” no ha tenido la repercusión deseada ni en la sociedad civil ni en la propia Iglesia en la que, me atrevería a decir, ha pasado casi desapercibido. En la prensa escrita por aquel entonces, tan sólo ABC y La Razón le dedicaron aquellos días una columna mientras que el “top ten” de la noticia se centraba en el suceso de la detención de Rodrigo Rato.  Otros medios, claro está, quisieron hacer del documento una lectura política ante las inminentes elecciones Autonómicas y Municipales.

A mi modo de ver, creo que dentro de la propia Iglesia muy pocos sacerdotes, grupos parroquiales o comunidades religiosas lo han analizado, comentado o meditado. ¿Las razones? Todas muy posibles: que si el momento del año no era el mejor, que si a los partidos políticos no les interesa una voz profética siempre incómoda, que acaso la pedagogía de presentación de este tipo de documentos no posee la presencia mediática deseada. También hemos de apuntar que, la casi simultánea proclamación por parte del Papa del año de la misericordia con la bula “Misericordiae Vultus” y la posterior publicación de la Encíclica “Laudato si”,  ha acaparado la atención prioritaria en los estudios, charlas y jornadas divulgativas de doctrina social de los últimos tiempos.

El hecho es que, ocho meses después de su publicación, este documento de la CEE que aporta ocho propuestas esperanzadoras desde la fe a los fieles españoles, parece estar más en el cajón de la historia que en la entraña de los creyentes, ahora que vuelven a estar convocados a una nueva cita electoral. Como decía el propio Fernando Fuentes, “no podemos decir que eso de la política no me interesa. Tiene que haber cristianos y cristianas con verdadera vocación política.

Nunca más que ahora necesitamos finura moral para discernir el bien y el mal. Es una obligación moral participar y arrimar el hombro en lo que cada cual vea más posible. Urge que se cree opinión para que las decisiones que se tomen en los escenarios políticos, sindicales, económicos, empresariales o asociativos se orienten al respeto de la dignidad de toda persona humana y a la búsqueda del bien común.

Iglesia, Servidora de los pobres” insertada en la tradición más genuina del Magisterio de la Doctrina Social de la Iglesia nos insta a combatir el empobrecimiento y la deshumanización que genera el sistema social y económico vigente y nos pide que en nuestro querido país comencemos a sentar ya las bases de una vida social más justa y más humana. ¿Estaremos todavía a tiempo? Leamos, por favor, el documento. Descarga

 

Jesús Manuel Herreros Recio

Delegado de Pastoral Social en Palencia

Tema: “Iglesia, servidora de los pobres”

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario