La evasión y la elusión fiscal. El momento mundial y europeo

La evasión y la elusión fiscal. El momento mundial y europeo

La desigualdad económica es cada vez mayor y amenaza la cohesión social y moral de la sociedad europea. El papa Francisco ha repetido su preocupación por la creciente desigualdad económica en muchas ocasiones. En una economía globalizada, una mejor cooperación internacional y europea puede hacer más justa la tributación y puede contribuir a reducir la desigualdad económica. Por lo tanto, Justicia y Paz de Europa ha dedicado su Acción Concertada anual en 2016 a una fiscalidad más justa. Este informe proporciona una visión general de la situación actual tanto a nivel de la UE como a nivel mundial y espera ser un apoyo para las actividades que organicen las distintas comisiones estatales de Justicia y Paz de Europa.

 

1. El proyecto OCDE/G20 de lucha contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (Proyecto BEPS, por sus siglas en inglés)

En su reunión de Londres de 2009 y en el período inmediatamente posterior a la crisis financiera de 2008, el G20 declaró su intención de tomar medidas contra los paraísos fiscales y de trabajar hacia una mayor transparencia en el sector bancario. "La era del secreto bancario se ha acabado", declararon. Con su apoyo político, pero también por el momento político generado por SwissLeaks, LuxLeaks y los Documentos de Panamá, la OCDE desarrolló su proyecto BEPS para aumentar los niveles de transparencia y para hacer frente a las prácticas de planificación fiscal agresiva y a los métodos de evasión de impuestos de las multinacionales. A nivel mundial se estima que se pierden cada año entre  100 y 240 mil millones US$ por la falta de pago de impuestos sobre la renta corporativos. Como premisa básica la iniciativa BEPS quiere asegurarse de que los beneficios deben ser gravados en los lugares en los que se lleven a cabo las actividades económicas y donde se cree valor.

 

2. Iniciativas de la UE

A nivel europeo, las cuestiones fiscales también recibieron un mayor nivel de atención debido a las diversas fugas y revelaciones en los medios de comunicación. Hasta hoy, han sido adoptadas tres importantes iniciativas por la Comisión Juncker.

 

La Directiva sobre “Tax-rulings” (Decisiones fiscales hacia las empresas)

Tras el escándalo del LuxLeaks a finales de 2014, cuando se filtraron cientos de documentos con los acuerdos ventajosos mediante los que grandes multinacionales, habitualmente extranjeras, se ahorraban cientos de millones de euros en impuestos, la UE tomó cartas en el asunto.

El Consejo y el Parlamento Europeo acordaron en octubre de 2015 una propuesta de Directiva de la Comisión Europea sobre "tax-rulings". Entrará en vigor a principios de 2017 y se pondrá en marcha un intercambio automático de información, entre los Estados miembros, sobre estos acuerdos fiscales entre los gobiernos y las empresas multinacionales.

 

Paquete contra la Elusión Fiscal

A principios del año 2016, el 28 de enero, la Comisión Europea aprobó y publicó su Paquete contra la elusión fiscal (vacíos legales para conseguir la mínima carga fiscal). Incluía una propuesta de Directiva sobre este tema, que transpone principalmente elementos del proyecto BEPS a la legislación de la UE y tiene diferentes instrumentos, utilizados por las multinacionales para "optimizar" el pago de sus impuestos.

El 25 de mayo se espera un acuerdo político en el Consejo sobre esta directiva. Por otra parte, el paquete incluía y modificaba la actual directiva de "Cooperación Administrativa" para proporcionar un intercambio de información relacionada con los impuestos de las multinacionales entre las administraciones fiscales de los Estados miembros. El Consejo ha llegado a un acuerdo común sobre esta enmienda en marzo y se espera una adopción final en el primer semestre de 2016.

 

Normas de Transparencia Fiscal para las Multinacionales

El 12 de abril de 2016, la Comisión - a sólo unos días después de la revelación de los Documentos de Panamá - adoptó una propuesta para obligar a las compañías multinacionales con ingresos globales superiores a 750 millones de € al año a publicar información clave del lugar en el que obtienen sus ganancias y en el que pagan sus impuestos en la UE sobre la base de país por país. Técnicamente esto debe hacerse a través de una modificación de la directiva de "Contabilidad" ya existente. En el último momento, la Comisión introduce una disposición pidiendo a las multinacionales publicar la misma información sobre la base de país por país, también para los paraísos fiscales. Esta disposición debería llevar al establecimiento de una lista obligatoria de la UE de paraísos fiscales y trata la delicada cuestión sobre la inclusión de los EEUU. Un primer intercambio en el Consejo del 22 de abril de 2016 mostró que varios Estados miembros no están a favor de la iniciativa. Tampoco está prevista una conclusión de las negociaciones bajo la presidencia neerlandesa (primera mitad de 2016). El Parlamento Europeo, que es colegislador en esta propuesta, por el contrario ya ha pedido más ambición.

 

Otras iniciativas

En el transcurso de este año, la Comisión tiene previsto presentar una enmienda a la directiva de la UE "Anti-Blanqueo de Capitales" (junio) y el relanzamiento de la "Base Imponible Consolidada Corporativa Común" (a finales de este año). El objetivo es implantar reglas comunes en el mercado único, para el establecimiento de la base imponible de las empresas, mientras las actuales tasas tributarias continúan siendo decisión de los Estados miembros.

El Parlamento Europeo, que tiene solo competencias limitadas cuando se trata de cuestiones tributarias, ha establecido dos comités especiales (TAXE 1 y TAXE 2) para investigar sobre el escándalo LucLeaks. Ahora está a punto de crear un comité de investigación con respecto a los  Documentos de Panamá.

 

Conclusión

Desde el punto de vista de Doctrina social de la Iglesia merecen ser apoyados los actuales esfuerzos mundiales y europeos. Los individuos muy ricos deberían encontrar cada vez menores oportunidades para escapar de la tributación por sus ingresos mediante las vías del secreto bancario y los paraísos fiscales. Las compañías multinacionales ya no deberían ser capaces de evitar el pago de impuestos sobre los beneficios en los lugares donde se generan a través de la experiencia técnica de los consultores muy bien pagados.

 

 

Bruselas, 11 de mayo de 2016

Stefan Lunte

Traducción: Secretaría Técnica Comisión General de Justicia y Paz