Los acontecimientos recientes y esperados en las relaciones UE-África

Los acontecimientos recientes y esperados en las relaciones UE-África

NOTA INFORMATIVA

1. Nueva hoja de ruta para la Estrategia UE-África 2018-2020

La Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEASE) ya no seguirán la propuesta de una nueva Estrategia UE-África anunciada inicialmente para el 7 de septiembre de 2016. En su lugar, se espera la presentación de una propuesta de plan de trabajo en febrero de 2017 que comprende las medidas y prioridades dentro de la Estrategia existente para el período entre 2018 y 2010, tras la hoja de ruta adoptada en la Cumbre UE-África de 2014 en Bruselas. La Estrategia UE-África tiene más bien la naturaleza de una declaración conjunta de intenciones y no el carácter de un acuerdo legal. Fue adoptada en Lisboa por los Jefes de Estado y de Gobierno de Europa y África en diciembre de 2007. No hay fecha de vencimiento establecida en la Estrategia. Su objetivo es lograr una asociación política más fuerte y la cooperación entre África y la UE en todos los niveles, yendo más allá de la mera cooperación para el desarrollo. Los temas más importantes tratados comprenden la migración, el cambio climático, la paz y la seguridad. La UE también inició o concluyó negociaciones de Acuerdos de Asociación Económica (AAE) con varias regiones de África; sin embargo, algunos estados como Nigeria siguen siendo reacios a unirse a estos Acuerdos.

La Comisión Europea y el SEAE están considerando nuevas formas de cooperación para que en la próxima Cumbre UE-África, que tiene lugar en la segunda mitad de 2017 (muy probablemente en la Costa de Marfil), sean acordados, además del plan de trabajo, objetivos estratégicos. El Colegio de Comisarios se reunió con la Comisión de la Unión Africana, el 7 de abril de 2016, y discutió además de las cuestiones de seguridad y su financiación, también la cooperación estratégica en el campo de la agenda digital y el transporte, por ejemplo, a través de la implementación de la e-gobernanza. Esto podría reforzar las estructuras administrativas de los Estados africanos, que es necesaria para su desarrollo económico. Una cooperación en relación con la introducción de pasaportes biométricos también podría tratarse, lo que podría ayudar a los Estados africanos a establecer un registro de población. Al mismo tiempo, los pasaportes biométricos también harían más fácil el regreso de los migrantes. La Comisión Europea indicó que también sería de gran importancia la promoción de alianzas comerciales entre los Estados de la región.

 

2. El Fondo Europeo de Inversiones Externas

En su discurso sobre el Estado de la Unión Europea del 14 de septiembre, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, propuso poner en marcha un nuevo plan de inversión para el crecimiento en África y Oriente Medio, que debería llegar a los 44 mil millones de euros e incluso duplicarse si los Estados miembros se unen a la iniciativa. La idea detrás del nuevo fondo de inversiones externas es crear infraestructura y empleo que reducirá el incentivo para que las personas migren a Europa.

 

3. Proceso Post-Cotonú

Un importante punto de referencia en la política africana de la UE es el Acuerdo de Cotonú, que forma la base de las relaciones entre la UE y 79 países de África, el Caribe y el Pacífico (países ACP). Se firmó este acuerdo de asociación en 2000 y vence el 29 de febrero de 2020. El Acuerdo comprende la dimensión política de la cooperación económica, de comercio y desarrollo. El objetivo más importante del Acuerdo es la erradicación de la pobreza y la integración de los países ACP en la economía mundial. En noviembre de 2016, además de la propuesta para un Consenso Europeo sobre Desarrollo revisado, el SEASE y la Comisión tienen previsto presentar una Comunicación sobre un nuevo marco de política post-Cotonú. En la consulta pública anterior, más de 100 participantes evaluaron el Acuerdo como una contribución positiva al desarrollo social en general. Se enfatizó la naturaleza jurídica del Acuerdo, que legalmente se une, por ejemplo, al respeto de los derechos humanos y los principios fundamentales, sin embargo, muchos participantes en la consulta comentaron críticamente que el Acuerdo no contribuye realmente a una mayor protección de los derechos humanos, y también sugirieron acciones conjuntas para intensificar la cooperación en el campo de la construcción de la paz y la prevención de conflictos. Varios participantes en la consulta propusieron transformar el Acuerdo actual en un marco general que se complementaría con los acuerdos regionales. También se ha observado que en el marco del actual del Acuerdo la mejora de las infraestructuras y servicios sociales no podría avanzar en algunas regiones, como resultado del crecimiento demográfico, la financiación insuficiente, los conflictos y los desastres naturales.

A nivel de la Comisión y de SEASE, se está considerando extender geográficamente el Acuerdo a los Estados del Magreb (Argelia, Marruecos, Túnez) o incluso a la región MENA (Norte de África y Oriente Medio). También significa probablemente que el futuro Acuerdo ACP se centre más en la seguridad, la migración (incluyendo el retorno y la readmisión) y los problemas de empleo. El responsable del Comité de Desarrollo (DEVE) del Parlamento Europeo (PE) está elaborando un informe por propia iniciativa sobre el futuro de las relaciones entre el Grupo ACP y la UE. En el informe se hace un llamamiento entre otras cosas a una verdadera asociación con los países ACP, en consonancia con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG), y se hace hincapié en que la erradicación de la pobreza seguirá siendo un objetivo fundamental. Asimismo, hace un llamamiento a una mayor participación de los parlamentos nacionales, las autoridades locales y la sociedad civil en todas las etapas de las políticas y acciones de la UE-ACP. Por otra parte, el proyecto del informe enfatiza el papel del sector privado en el proceso de desarrollo. Las medidas relacionadas al Acuerdo de Cotonú están actualmente financiadas a través del Fondo Europeo de Desarrollo (FED), que no forma parte del presupuesto de la UE. El proyecto de informe sugiere que se debe incluir en el presupuesto de la UE el Fondo Europeo de Desarrollo (FED), cuestión que ha recibido algunas críticas por la Comisión y algunos Estados miembros.

 

4. Aspectos presupuestarios

Las consideraciones para fortalecer el nexo entre seguridad y desarrollo en el contexto de los llamados "Pactos de migración", han planteado preocupaciones presupuestarias. Algunos parlamentarios europeos del Comité DEVE solicitaron una aclaración por parte del Tribunal de Justicia Europeo (TJE) sobre si las medidas relacionadas con la seguridad y la migración podrían ser financiadas por el Fondo Europeo de Desarrollo. Existen dudas similares con respecto a una propuesta reciente para financiar la provisión de formación, asesoramiento y equipamiento no letal a los actores militares de terceros países en el marco de la Reforma del Sector de Seguridad desde los fondos de desarrollo de la UE. A este respecto, es de señalar que el art. 41 (2) del Tratado de la Unión Europea prohíbe que el presupuesto de la UE financie operaciones con implicaciones militares o de defensa.

 

5. Observaciones finales

Recientemente, la Unión Europea ha hecho una serie de propuestas que indican un mayor énfasis en la migración y la seguridad dentro de sus políticas de desarrollo. Si las instituciones estatales carecen de buen gobierno y confianza, podría estar en juego la estabilidad en las sociedades post-conflicto y los Estados frágiles. A su vez, el entorno inestable impide la promoción del desarrollo humano integral. El fomento de la seguridad puede hacer una importante contribución al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sin embargo, se debe velar por que los principios básicos de la política de desarrollo, en particular, el objetivo global de la erradicación de la pobreza y el hambre, y del empoderamiento de las poblaciones locales para convertirse en agentes de su propio desarrollo, no sean socavados y eclipsados por otros intereses de política exterior de la UE.

 

Bruselas, 28 de septiembre de 2016

 

El Secretariado de Justicia y Paz de Europa

Traducción de la Secretaría Técnica de la Comisión General de Justicia y Paz