Paz y no violencia. Reflexiones en torno al Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del Papa Francisco

Paz y no violencia. Reflexiones en torno al Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del Papa Francisco

En la primera Navidad no hubo una noche de paz en muchísimos lugares del mundo. Muchos no notaron el nacimiento de Jesús como un acontecimiento que transformara el mundo en un lugar de justicia, paz y libertad. Las guerras no se pararon aquella noche ni tampoco se pararon los crímenes ni la injusticia.

Tampoco la Navidad de este año ha sido noche de paz en muchísimos lugares del mundo. Incluso nos llegan las noticias de recrudecimientos de conflictos que se creían solucionados o en camino de solución.

El pasado 24 de noviembre celebrábamos en Madrid los diálogos de Enlázate por la justicia. Entre los participantes estaban el Cardenal Dom Claudio Hummes, presidente dela Red Eclesial Panamazónica (REPAM), y Patricia Gualinga, indígena kichwa y miembro de la REPAM. Nos hablaron de su compromiso en favor de la Naturaleza y frente a las multinacionales que quieren explotar los minerales que hay en el subsuelo de sus tierras.

Esta misma semana Patricia Gualinga nos escribía alarmado por los sucesos que están padeciendo en Ecuador: el 15 de diciembre el gobierno ecuatoriano presidido por Rafael Correo decretó el estado de excepción en la provincia de Morona Santiago por los conflictos suscitados por las concesiones mineras a empresas chinas. Fruto de los enfrentamientos murió un policía y ha habido numerosos heridos. Se ha detenido a líderes indígenas y se está procediendo a la disolución de la organización Acción Ecológica.

El 21 de diciembre,  la Red Iglesias y Minería (organismo ecuménico de más de setenta entidades latinoamericanas, comunidades cristianas, equipos de pastoral, congregaciones religiosas, teólogos y teólogas, líderes de comunidades afectadas por la minería) elaboró un comunicado en demanda de la defensa de la vida y los derechos humanos del pueblo indígena Shuar en Ecuador. La Red Iglesias y Minería reivindica la no violencia activa y denuncia la política pro extractivista del Gobierno Ecuatoriano que en alianza con el consorcio Chino Ecuacorrientes S.A. pretenden desarrollar  el proyecto minero Panantza-San Carlos en la provincia de Morona Santiago. En su comunicado llama al gobierno ecuatoriano para que suspenda las agresiones y la violencia, a fin de encontrar salidas democráticas, dignas y respetuosas de los derechos de los pueblos y nacionalidades indígenas del Ecuador, en concordancia con el marco legal ecuatoriano. La Red rechaza los ataques contra organizaciones defensoras del buen vivir como Acción Ecológica con quienes nos solidarizamos. Acción Ecológica ha solicitado al gobierno la constitución de una “Comisión de Paz y Armonía con la Naturaleza” que permita investigar lo que está ocurriendo y encontrar vías pacíficas de solución del conflicto.

Todo esto se desarrolla cuando el Papa Francisco ha escrito su mensaje para la quincuágesima jornada mundial de la paz, titulado «La no violencia: estilo de una política para la paz». Sin duda el camino de la no violencia, el camino que siguieron la Madre Teresa de Calcuta, Mahatma Gandhi, Khan Abdul Gaffar Khan, Martin Luther King Jr. y Leymah Gbowee, entre muchos otros, es el camino para la justicia y la paz.

La no violencia es «un programa y un desafío para los líderes políticos y religiosos, para los responsables de las instituciones internacionales y los dirigentes de las empresas y de los medios de comunicación de todo el mundo: aplicar las bienaventuranzas en el desempeño de sus propias responsabilidades. Es el desafío de construir la sociedad, la comunidad o la empresa, de la que son responsables, con el estilo de los trabajadores por la paz; de dar muestras de misericordia, rechazando descartar a las personas, dañar el ambiente y querer vencer a cualquier precio. Esto exige estar dispuestos a aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso. Trabajar de este modo significa elegir la solidaridad como estilo para realizar la historia y construir la amistad social. La no violencia activa es una manera de mostrar verdaderamente cómo, de verdad, la unidad es más importante y fecunda que el conflicto. Todo en el mundo está íntimamente interconectado. Puede suceder que las diferencias generen choques: afrontémoslos de forma constructiva y no violenta, de manera que las tensiones y los opuestos puedan alcanzar una unidad pluriforme que engendra nueva vida, conservando las virtualidades valiosas de las polaridades en pugna» [Papa Francisco, Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2017, n. 6].

Confío que el Mensaje del Papa Francisco sirva para traer la justicia y la paz a Ecuador, a toda la Amazonía, a toda América Latina y a todo el mundo.

 

Franciso Javier Alonso Rodríguez

Vicepresidente Justicia y Paz de España