Adviento 2018

02.12.2018 20:09

I Domingo de Adviento y Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, el papa Francisco invitó a “abrir los corazones, para hacernos preguntas concretas sobre cómo y por quién donamos nuestras vidas”.

El sueño interior nace de girar siempre en torno a nuestra persona y de bloquearnos en el encierro de la propia vida, con sus problemas, sus alegrías y sus dolores. Aquí yace la raíz del letargo y la pereza de la que habla el Evangelio. El Adviento nos invita a un compromiso de vigilancia, mirando fuera de nuestra persona, ampliando nuestras mentes y corazones para abrirnos a las necesidades de nuestros hermanos y hermanas y al deseo de un mundo nuevo. Es el deseo de muchos pueblos martirizados por el hambre, la injusticia y la guerra; es el deseo de las personas más pobres,  débiles, abandonadas. Este tiempo es oportuno para abrir los corazones, para hacernos preguntas concretas sobre cómo y por quién donamos nuestras vidas.