Día Mundial de la Alimentación

16.10.2018 14:00

Los objetivos del Día Mundial de la Alimentación son:

- estimular una mayor atención a la producción agrícola en todos los países y un mayor esfuerzo nacional, bilateral, multilateral y no gubernamental a ese fin;
- estimular la cooperación económica y técnica entre países en desarrollo;
- promover la participación de las poblaciones rurales, especialmente de las mujeres y de los grupos menos privilegiados, en las decisiones y actividades que afectan a sus condiciones de vida;
- aumentar la conciencia pública de la naturaleza del problema del hambre en el mundo;
- promover la transferencia de tecnologías al mundo en desarrollo;
- fomentar todavía más el sentido de solidaridad nacional e internacional en la lucha contra el hambre, la malnutrición y la pobreza y señalar a la atención los éxitos conseguidos en materia de desarrollo alimentario y agrícola.

La Doctrina social de la Iglesia nos recuerda el bien común, que no debe ser confundido con el bien de cualquier mayoría, con "la razón de Estaso" o con la maximización del producto bruto mundial. Esto debe instigar:

- Satisfacer prooritariamente las necesidades alimentarias de las personas más pobres, contrastando el consumo sobreabundante de alimentos en las zonas más ricas, ya acostumbradas a desperdiciar.

- Estructura la entera economía mundial en vista del bien común: "la implantación acelerada de un bien económico internacional verdaderamente más justo y más fraterno, tanto a nivel de producción como de distribución de bienes. Este orden económico requiere una distribución equitativa de los recursos necesarios para vivir y, muchas veces, para sobrevivir pueblos que se encuentran en la miseria [...]. Resumiendo, se debe reestructurar el entero sistema económico del mundo de manera justa e inclusiva, para dar prioridad y reales posibilidades al desarrollo de todos los paíes con sus producciones alimentarias, y de cada persona". (Libro "Tierra y alimento". Pontificio Consejo Justicia y Paz. 2016)