Foro Migraciones y Movilidad Humana

22.07.2020 13:25

La Comisión Episcopal de Migraciones de la Conferencia Episcopal y el Instituto Universitario Estudios para las Migraciones de la Universidad Pontificia de Comillas han celebrado el 22 de julio de 2020 el Foro Migraciones y Movilidad Humana en el contexto de la Covid-19. Como ha sucedido en tantas dimensiones de nuestra actividad cotidiana, por la prudencia sanitaria necesaria en estos días, la sesión se ha celebradode manera telemática.

 

 

El centro de interés del Foro de este año ha venido impuesto por la urgencia: ¿Cómo ha afectado el cierre de fronteras, con motivo de la pandemia, a personas migrantes y refugiadas? ¿Qué análisis realiza la Iglesia desde una panorámica global? ¿Qué escenario se delinea en nuestro país en los próximos meses? ¿En qué situación quedan las personas migrantes en situación irregular en relación a los posibles rebrotes? ¿Qué futuro se dibuja ante las nuevas orientaciones en la política europea? ¿Qué aciertos ha tenido la Iglesia en las semanas de confinamiento? ¿Qué claves pueden servirnos para el servicio y el trabajo con migrantes en un futuro cercano?

 

El acto, moderado por José Manuel Aparicio, fue abierto con palabras de bienvenida por José Luis Pinilla, quien termina su servicio como Director de la Comisión Episcopal de Migraciones. Pinilla destacó el carácter plural del Foro con la presencia de instituciones religiosas y civiles. A lo largo de todo el acto fueron continuas y numerosas las manifestaciones de agradecimiento a José Luis por su magnífica trayectoria en al Comisión Episcopal de Migraciones.

 

A continuación saludó a toda la asistencia Luis Argüello. El secretario de la Conferencia Episcopal destacó los valores de la interdependencia, de la vinculación, de la fraternidad, señalando que las migraciones son un signo de nuestro tiempo.

 

Fabio Baggio expuso el marco de reflexión “Los migrantes y refugiados dobles víctimas de la covid-19”. Baggio explicó el trabajo de la Sección de Migrantes y Refugiados del Vaticano. Destacó su esfuerzo de cara a las regularizaciones masivas, a los accesos a los territorios, frente a las detenciones de migrantes y en favor de la dignidad del trabajador migrante, particularmente en el trabajo agrícola y doméstico.

 

Continuó el acto con una primera discusión entre Fernando Vidal y Sebastián Mora sobre cómo ha afectado la Covid-19 al fenómeno migratorio, la pastoral social y la sociedad española. Vidal destacó que la Covid-19 se ha convertido en un vórtice que cataliza todo. Reclamó una mirada contemplativa de la realidad, con mayor profundidad y análisis. Valoró muy positivamente la capacidad de organización de la sociedad civil y denunció los déficits de la gestión pública. Apostó por el europeísmo y el cosmopolitismo y por una Iglesia activa en la reconstrucción de la casa común.

 

Sebastián Mora reivindicó también una sociología más reflexiva, alejarnos de la emergencia y apuntar más hacia el horizonte con mayor profundidad. Mora considera necesario reconstituir espacios antropológicos y repensar la comunidad política, no para colonizar, ni ganar prestigio ni poder, sino para construir una esfera pública consistente.

 

La segunda discusión fue entre Cristóbal López y Sergio Barciela. Destacaron los aspectos positivos a mantener en estos meses de incertidumbre y los desafíos que debemos afrontar para la reconstrucción de la movilidad humana tras la Covid-19. El arzobispo de Rabat destacó el trabajo de acogida y de asistencia de urgencia de la Iglesia en Marruecos. López apostó por un cambio de mentalidad sobre migraciones, que no se vean como problema sino como oportunidad. Reclamó un nuevo sistema económico mundial donde prime la fraternidad y la solidaridad y no nacionalismos raquíticos y egoístas. Abogó por el compromiso del laicado, sin esperar a los obispos, y por la utopía como horizonte movilizador.

 

Sergio Barciela denunció la realidad social de la exclusión severa, el hacinamiento en su vivienda de multitudes que trabajan en servicios esenciales, el racismo, el desempleo y la precariedad laboral, el desamparo de los menores, los centros de extranjeros saturados. Barciela destacó la baja calidad de la conversación pública y la debilidad de la sociedad civil.

 

Después de estas intervenciones se abrió un espacio de debate muy interesante. En el diálogo se destacaron las siguientes ideas fuerza:

- Pasar de mirar a contemplar. Apostar por una mirada integral.

- Leer y profundizar para superar la superficialidad vigente.

- Aumentar el internacionalismo y el europeísmo en acción y cooperación.

- Apostar por una narrativa de sentido sobre nuestra acción.

- Constatar que es muy fina la barrera entre lo posible y lo imposible.

- Valorar el trabajo de Migrantes con Derechos.

 

Por último, José Luis Pinilla clausuró la Jornada entre múltiples muestras de afecto.

 

Fco. Javier Alonso, presidente CGJP