IV aniversario de la Encíclica “Laudato Si”: “Es hora de organizar la acción”

24.05.2019 10:16

El Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral dirige un mensaje a la comunidad científica con motivo del IV aniversario de la promulgación de la encíclica del Papa Francisco sobre el cuidado de la casa común

Este 24 de mayo se cumple el 4° aniversario de la promulgación de la encíclica del Papa Francisco Laudato Si'  sobre el cuidado de la casa común. Con este motivo, el Cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, Prefecto del Dicasterio para el Servicio de Desarrollo Humano Integral, envió un mensaje a la comunidad científica  en el que comienza recordando la audiencia del Santo Padre a algunos de sus colegas, comenzando por el climatólogo francés Jean Jouzel, miembro del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático.

Mensaje

Eminentísimos señoras y señores de la comunidad científica,

Hace algún tiempo, el Papa Francisco recibió a algunos de vuestros colegas, encabezados por el climatólogo francés Jean Jouzel, miembro desde hace mucho tiempo del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Compartieron las profundas preocupaciones de muchos científicos expertos en el campo en relación con la actual crisis climática, causada por la interferencia humana en la naturaleza.
 

En 2015, publicó la encíclica Laudato Si ', [1]partiendo de las preocupaciones sobre las "grietas del planeta que habitamos" (LS 163) y con la esperanza de "dialogar con todos sobre nuestra casa común" (LS 3). Su publicación quería ser un estímulo para los trabajos de la cumbre de la COP 21, que habría llevado al histórico Acuerdo de París sobre el clima, destinado a mantener el aumento de la temperatura media de la superficie del planeta "muy por debajo de 2 ° C" y a "intensificar los esfuerzos" ”incluso para limitar el aumento a 1.5 ° C. El Informe Especial 2018 del IPCC sobre la lógica y la viabilidad del límite de 1.5 °C[2] nos advierte de que solo tenemos una década para lograr detener este calentamiento global.
 

El umbral de 1.5 °C es un umbral físico crítico, ya que todavía permitiría evitar muchas repercusiones destructivas del cambio climático provocado por el hombre, como la regresión de las principales capas de hielo y la destrucción de la mayoría de los arrecifes de coral tropicales. En particular, defendería probablemente nuestra casa común del convertirse en un "invernadero". Con el calentamiento global de alrededor de 1 ° C a partir de la revolución industrial, ya estamos viendo a la grave repercusión del cambio climático en las personas, en términos de condiciones meteorológicas extremas, como sequías, inundaciones, subida del nivel del mar, tormentas devastadoras e incendios feroces. La crisis climática está alcanzando proporciones sin precedentes. La urgencia, por lo tanto, no podría ser mayor.

El umbral de 1.5 °C también es un umbral moral: es la última oportunidad para salvar a todos esos países y a los muchos millones de personas vulnerables en las regiones costeras. Los pobres pagan el precio más alto del cambio climático. " Tanto la experiencia común de la vida ordinaria como la investigación científica demuestran que los más graves efectos de todas las agresiones ambientales los sufre la gente más pobre»" (LS 48). Debemos responder con valentía a los "gritos cada vez más angustioso de la tierra y de sus pobres".[3]
 

Es bueno suponer que el 1.5 ° C sea también un umbral religioso. El mundo que estamos destruyendo es el don de Dios a la humanidad, precisamente esa casa santificada por el Espíritu divino (Ruah) al principio de la creación, el lugar donde Él colocó su tienda entre nosotros (cf. Jn 1, 14). ). Como escribió el Papa Benedicto XVI: "[la Tierra]... no es una realidad neutral, mera materia que se puede utilizar indiferentemente según el instinto humano"[4], sino la creación de Dios. En 2001, los obispos estadounidenses subrayaron que "si dañamos la atmósfera, deshonramos a nuestro Creador y al don de la creación”[5]. Es una verdad profunda que aprendemos sobre todo de nuestros hermanos y hermanas indígenas: " Para ellos, la tierra no es un bien económico, sino don de Dios y de los antepasados que descansan en ella, un espacio sagrado con el cual necesitan interactuar para sostener su identidad y sus valores. "(LS 146). Continúa