Manifiesto GCOMS: ¡Desmilitarizad!:¡Invertid en las necesidades de la gente!

24.04.2019 11:41

El actual estado de las relaciones internacionales nos muestra cómo la militarización incrementa, lo cual se ve reflejado en el sustancial aumento del gasto militar mundial. De acuerdo con los datos del SIPRI (Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo) de mayo de 2018, el gasto militar anual ha continuado subiendo, en esta ocasión, por encima del 1.1% en términos reales. Estas partidas de gasto también se han incrementado en regiones con un alto nivel de conflicto, cómo es el caso de Oriente Medio. De acuerdo con los datos facilitados por el mismo Instituto, 7 de los 10paísescon mayor gasto militar mundial están ubicados en Oriente Medio. El alza del militarismo contribuye a, y es alimentado por el comercio de armas, el cual continúa c n  la  tendencia  al  alza  que  empezó  a  principios del milenio, como indica el volumen de exportaciones de armas durante los años 2013-2017, un 10% superior al del período 2008-2012.

Por  si  fuera  poco,  la  administración  Trump  ha  incrementado  el  gasto militar por  valor  de  54,000  millones  de  dólares americanos; ha  lanzado  ataques  en  Somalia,  Yemen,  Siria y Afganistán;  ha  renovado  sus  amenazas  hacia  los regímenes norcoreano y venezolano, y ha reforzado su presencia militar en los mares de la  China mientras esparcía sus bases militares en el Pacífico. Además, se ha retirado del acuerdo nuclear iraní y del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF).  Al  mismo  tiempo,  el  gobierno  australiano  ha  anunciado  su  intención  de  establecerse  como  una  de  las  10  potencias mundiales exportadoras de armas, tratando de abandonar su actual posición, la 20 de la tabla, y ha decidido subvencionar a los fabricantes australianos con3.8 miles de millones de dólares, tendencia también visible en otros muchos países, incluyendo a Rusia, China, Arabia Saudí, India, e Israel, entre otros.

En Europa, el borrador del Plan de Defensa Europea autoriza por primera vez partidas presupuestarias para los programas de defensa común y ha destinado en torno a 90 millones de euros para los tres próximos años (30 millones en2019) para investigación y desarrollo en el campo militar y de la seguridad, con un seguridad que  se  convierte  cada  vez  más  en militarizada. La propuesta de la Comisión Europea incluye la financiación de la industria de defensa con 51,000 millones de euros entre los años 2017-2027.  Observamos  también  la  preocupante  tendencia  de  las  compañías  armamentísticas a penetrar en las universidades proveyendo recursos para la investigación con fines militares.

Estamos viviendo, por lo tanto, en un tiempo de escalada militar y tensión política en aumento alrededor del mundo. Cómo evidencia de esto, los EEUU y la OTAN empiezan demandara sus estados miembros el incremento de su gasto militar hasta el2%de su PIB, generando tensiones con los estados que no forman parte de esta organización internacional. Este dinero debería ser para gasto social y necesidades humanas, no para el sector militar!

El gasto militar global supone un 2.3% del PIB mundial. Los gobiernos están depositando recursos en el sector militar, recursos que deberían ser usados en pro de los derechos humanos, así como para asegurarse de que la gente pueda disfrutar de los derechos económicos y sociales consagrados en el Convenio Internacional para los derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Carta las Naciones Unidas. Muchas organizaciones para el desarrollo y la paz estiman que si cada país redujera anualmente  entorno al 10% de los recursos destinados a armas y el sector de defensa, se podrían alcanzar y resolverlos principales retos establecidos por las Naciones Unidas en sus objetivos de desarrollo sostenible.

Es necesario recordar que el militarismo tiene serios impactos en la vida de las personas, generando graves riesgos para su seguridad y bienestar. De acuerdo con los últimos informes de ACNUR, hay 65,6 millones de personas desplazadas, de las cuales 40,3 millones son desplazadas internas, 22,5 son refugiadas en otros estados y 2,8 millones están solicitando asilo. Hay personas desplazadas cómo resultado de conflictos en países como Siria, Yemen, Afganistán, Iraq y Palestina, así como en diversos países africanos y latinoamericanos.

Hoy en día, el cambio climático es la amenaza global más seria que tiene la humanidad. Incluso el Foro Económico Mundial está de acuerdo con esta afirmación. Pese a eso, los políticos continúan escuchando al 1%de los más poderosos, en lugar de a la gran mayoría. El cambio climático es una consecuencia directa del poder global y el consumo de masas, y es la mayor amenaza para la gente residente en el Sur Global, así como para el mismo planeta y su diversidad.

La Campaña  Global  sobre  Gasto  Militar  (GCOMS) es una campaña internacional fundada en el Diciembre de 2014 y promovida por la Oficina Internacional para la Paz, IPB.  El  objetivo  de  la  campaña  es convencer a los gobiernos de la necesidad de invertiré n salud, educación, empleo y cambio climático en vez de invertir en el área militar. Necesitamos construir urgentemente estructuras de seguridad humana en todo el mundo, poniendo a la vez freno a la guerra y a la destrucción.

Debemos involucrar a los ciudadanos y organizaciones en un debate robusto y abierto sobre los resultados contraproducentes del gasto militar. Con más fuerza que nunca, pedimos a todas las personas que animen a más y más nuevos  compañeros  para  trabajar  en  la Campaña Global sobre el Gasto Militar, y conseguir así que los Días Mundiales de acción sobre el Gasto Militar (GDAMS) sean un gran éxito. ¡Desplacemos fondos del gasto militar a la paz!

¡Desmilitarizad!: ¡Invertid en las necesidades de la gente!

Enlace