Priorizar los derechos de menores migrantes en el período presupuestario posterior a 2020

27.04.2018 12:45

A principios de mayo, la Comisión Europea publicará su Comunicación para el Marco Financiero Plurianual (MFP) posterior a 2020. Los planes iniciales indican posibles cambios en una serie de instrumentos financieros que tienen un impacto en la protección e integración de los niños migrantes, incluida la transferencia del presupuesto para la integración de nacionales de terceros países al Fondo Social Europeo, la creación de un Fondo Integrado de Gestión de Fronteras y la unión de varios fondos en un instrumento externo. Creemos que el marco debe cumplir plenamente los derechos y principios consagrados en la Carta de Derechos Fundamentales de la UE y en todos los instrumentos internacionales, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

En todo el mundo, hay aproximadamente 31 millones de niños viviendo fuera de su país. de nacimiento, y hay aproximadamente 5,4 millones de niños migrantes en Europa. La UE tiene la responsabilidad de garantizar que la financiación de la UE llegue a los menores migrantes, protegiéndolos en igualdad, satisfaciendo sus intereses más allá de su estatus migratorio.

PICUM junto a 35 organizaciones, instamos a la Unión Europea a priorizar los derechos de los menores migrantes en el período presupuestario posterior a 2020, utilizando todos los instrumenos disponibles de la Comisión (protección de los menores migrantes, caja de herramientas sobre el uso de fondos para la integración de personas con antecedentes migratorios) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Hacemos un llamamiento a la UE para que se comprometa y garantice los siguientes instrumentos de financiación internos y externos:

1. Asegurar que la financiación de la UE cumpla con el Derecho Internacional en materia de derechos fundamentales

El artículo 24 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE destaca el interés superior del menor debe prevalecer en la acción de las autoridades públicas o privadas. Los fondos de la UE deberían utilizarse en consonancia con la Convención sobre los Derechos del Niño (CNUDN), la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (PNUDD) -ambas de Naciones Unidas- y la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, entre otros. Deben respetar los principios rectores de las leyes humanitarias incluido el principio de “no hacer daño”.

El Comité de los Derechos del Niño de la ONU en sus Comentarios Generales Conjuntos No. 22 y 23 (2017) y el Comité de Trabajadores Migrantes de la ONU en el No. 6 (2005) reafirman que los menores no deben ser discriminados debido a su estatus migratorio por lo que deberían disfrutar del mismo nivel de protección y cuidado que cualquier otro niño que resida en el país. Por lo tanto, el presupuesto de la UE para los menores deberían basarse en ese princpio de no discriminación

2. Financiación directa de la UE para el fortalecimiento de los sistemas nacionales de protección de la infancia.

La financiación de la UE debe utilizarse para reforzar sistemas sólidos de protección a la infancia que protejan a todos los menores independientemente de su estado. Invirtiendo en sistemas de protección infantil, aseguramos una inversión social a corto y largo plazo. Los niños migrantes también deben tener el mismo acceso a la educación, servicios de salud y los servicios sociales, independientemente de su estatus migratorio.

3. Prohibición del uso de fondos de la UE para la detención de menores migrantes.

La detención de cualquier menor por su estado migratorio o el de sus familias, constituye una violación de los derechos del niño y contraviene el principio del interés supremo del menor. Por lo tanto, la financiación de la UE nunca debe utilizarse para acciones que fomenten o den lugar a detenciones u otras privaciones ilegales o arbitrarias de la libertad de los niños.

4. Evitar el uso de fondos de la UE para la segregación e institucionalización de los niños en la migración

Los Fondos Estructurales del período de financiación 2014-2020 prohibieron el uso de fondos para medidas que contribuyen a la segregación o la exclusión social de las personas, lo que descarta,, de hecho, la financiación de estas instituciones. Para el período de financiación posterior a 2020, debe garantizarse que la financiación de la UE no se utilice para apoyar entornos que conduzcan a la segregación física y social de los menores migrantes.

La financiación de la UE debería respaldar medidas alternativas para evitar la estancia de niños en centros de acogida, campamentos de refugiados “hotspots” o puntos conflictivos.

5. Financiación de la UE para el desarrollo de trabajo comunitario que facilite la integración de los menores

Según la orientación del CRC, los fondos de la UE deben desarrollar y poner en marcha soluciones no privativas de la libertad para menores y familias con menores mientras se resuelve su situación migratoria, sobre la base de una ética de cuidado y protección, llevada a cabo por actores competentes en materia de protección infantil. Deben enfocarse en el mejor interés del niño y proporcionar todas las condiciones materiales, sociales y emocionales necesarias para garantizar la protección integral de los derechos del niño y niña, permitiendo su desarrollo holístico.

Especialmente para los MENA, la financiación de la UE debe servir para una atención individualizada y de calidad basada en la familia y la comunidad dentro del sistema de protección de la infancia del país. Además, los instrumentos de financiación de la UE deberían garantizar que, especialmente los países fronterizos, reciban financiación suficiente para establecer sistemas de tutela de calidad.

Las familias deben mantenerse unidas. Esto significa que la UE debería promover un enfoque basado en la familia e integración, incluyendo apoyo psicosocial, acceso al mercado laboral y acceso a la vivienda. El acceso a la educación y los servicios de salud tiene un papel central en la facilitación de la integración y debe financiarse adecuadamente.

Se necesitan recursos específicos para el trabajo con menores víctimas de violencia, abuso, wxplotación y trata.

6. Invertir fondos de la UE en enfoques centrados en los niños y los jóvenes que sean participativos, empoderadores e innovadores

Se debería invertir en empoderar a los menores para que participen en las decisiones que les afectan, incluendo para ello la elaboración de material adaptado y el desarrollo organizaciones lideradas por jóvenes o que trabajan en cuestiones relacionadas con los menores migrantes.

Se debe proporcionar financiación suficiente para garantizar la asistencia y representación legal de calidad y efectiva, incluso a través de acciones de información y capacitación.

7. Asegurar el uso de los fondos y promover la participación de la sociedad civil y los usuarios en la asignación y  seguimiento de la financiación de la UE.

El actual marco financiero incluye varios fondos que fortalecen los sistemas de protección infantil estatales. Sin embargo y a pesar de la situacióm actual, algunos apenas se usan. El próximo MFP necesita tener herramientas de seguimiento y acompañamiento para apoyar suuso, transparencia y rendición de cuentas. Esto debería incluir un mecanismo para financiar a la sociedad civil, cuando no se lo asigne a través de otras vías, incluyendo acciones para proteger a los menores migrantes, más allá de su estatus.

Es necesario asegurar que el Principio de Asociación sea la base de todos los instrumentos presupuestarios de este periodo. De esta forma garantizaríamos que la sociedad civil y las personas destinatarias participen en la preparación, puesta en marcha, seguimiento y evaluación de proyectos financiados por la UE.

La UE debería exigir que las organizaciones que trabajan con menores cuenten con políticas internas de protección de éstos.

8. Invertir fondos de la UE en mecanismos para la protección transfronteriza de los niños

No hay sistemas de protección que sigan a los niños a través de las fronteras. Para garantizar que menos niños desaparezcan o permanezcan desprotegidos, es necesario realizar más inversiones en los mecanismos de protección infantil transfronteriza, tanto dentro como fuera de la UE, incluidos los esfuerzos para mejorar la cooperación entre los agentes de protección infantil, con salvaguardas de protección de datos. Enlace