Amenazando nuestra seguridad, financiando a las empresas fabricantes de armas nucleares

Amenazando nuestra seguridad, financiando a las empresas fabricantes de armas nucleares

Desde enero de 2017 hasta enero de 2019, 325 instituciones financieras de todo el mundo han invertido 748 mil millones de dólares en la industria de las armas nucleares. Esta cifra muestra las inversiones realizadas en las 18 principales empresas productoras de armas nucleares, lo que nos da una imagen rápida sobre el tema. Estas inversiones no incluyen préstamos que hayan vencido ya.

Del total de instituciones antes mencionadas, 10 empresas son responsables de más de la mitad de las inversiones. Estas compañías son: Vanguard, BlackRock, Capital Group, State Street, Verisight (ahora conocida como Newport Group), T. Rowe Price, Bank of America, JPMorgan Chase, Wells Fargo y Citigroup.

En comparación con estudios anteriores se observa un incremento del 42% en la financiación de este tipo de actividades, pasando de 325 mil millones de dólares a 748 mil millones de dólares actualmente. Los cambios más importantes en cuanto al aumento de sus inversiones se dieron en Boeing (192%) y en Thales (300%), mientras que Bechtel y Serco disminuyeron sus aportaciones.

Respecto a Boeing, señalar que durante el último año su participación en la industria nuclear incrementó el valor de sus acciones de forma drástica, pasando de 59.650 millones de dólares a 254.296 millones de dólares . Boeing acabó el año 2018 con ganancias de 10,46 mil millones de dólares, y ahora mismo continúa capitalizando los contratos para drones y aviones, así como para otras tecnologías (incluidos misiles nucleares). El aumento de la participación de Boeing en la industria nuclear se debe principalmente al auge que tuvieron sus acciones a finales de 2016.

Estudiando la aportación económica en general, excluyendo a Boeing, sigue dándose un incremento en la cantidad total de dinero invertido en la industria nuclear, aunque no es un salto tan dramático: se pasó de los 438 mil millones de dólares en 2018 a 494 mil millones de dólares en 2019, lo que supone un aumento del 13%.

"Don't bank on the bomb" no enumera las inversiones específicas que ha realizado cada compañía colaboradora con la industria nuclear. El informe tampoco incluye las inversiones realizadas por gobiernos, universidades o iglesias; habla solo de instituciones financieras. La selección de estas empresas está además limitada por el umbral de información disponible. De esta forma solo se incluyen las aportaciones de acciones y bonos superiores al 0,5% del total de acciones de la industria de las armas nucleares. El motivo de escoger esta cifra es sencillo: si se hubiesen incluido aquellas que aportan desde un 0,1% hubiera resultado un informe con 3.000 instituciones, muchas de ellas con aportaciones pequeñas. Así, este informe busca centrar la atención en los mayores inversores institucionales que escogen la industria de las armas nucleares como el destino final del dinero de sus clientes.

La información proporcionada en el informe es limitada a aquella que las empresas hacen de dominio público. Si bien las fuentes en las que se basa la información de la crónica son fiables y conocidas, no son tampoco del todo exhaustivas. Podemos decir que las cifras proporcionadas en el informe son una estimación prudente del total de inversiones realizadas por instituciones financieras en la industria nuclear.

Para más información, consultar el informe completo: https://www.dontbankonthebomb.com/wp-content/uploads/2019/06/2019_HOS_web.pdf