Boletín nº 50. La paz como camino de esperanza: diálogo, reconciliación y conversión ecológica

Boletín nº 50. La paz como camino de esperanza: diálogo, reconciliación y conversión ecológica

Marzo 2020

Queridas amigas, queridos amigos,

 

La paz es un proceso constante en el tiempo que necesita de la búsqueda paciente de la verdad y la justicia, que honre la memoria de las víctimas y que se abra a una esperanza más fuerte que la venganza, salvaguardando los derechos de todas las personas -especialmente de las más débiles y necesitadas- y del planeta desde una conversión ecológica. Esta idea del Mensaje de la Jornada Mundial de la Paz 2020 inspira nuestro trabajo como Comisión General de Justicia y Paz.

 

El impacto de la civilización sobre los océanos es abrumador. Cada año, unos 8 millones de toneladas de plástico se desechan al mar. Las aguas residuales vertidas, la contaminación agrícola y la sobrepesca colapsan ecosistemas enteros y comprometen nuestra propia subsistencia. Por ello, Justicia y Paz de Europa dedica su Acción Concertada anual al bien común de los océanos haciendo diferentes propuestas para revertir los efectos perjudiciales sobre ellos. Tenemos que mantener el corazón azul del planeta latiendo a fin de que continúe dándonos vida durante generaciones.

 

Justicia y Paz ha estado desde el principio apoyando la celebración de un Congreso del Laicado. Concebimos una Iglesia permanentemente sinodal por la participación de quienes la integramos en el compromiso y en la vida eclesial, así como en el corazón del mundo. Participamos en la presentación de cuatro experiencias: Enlázate por la Justicia, Iglesia Unida por el Trabajo Decente, la Escuela Diocesana de Formación Social de Madrid y la Comisión Diocesana de Ecología Integral de Madrid.

 

En la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata, celebrada el 8 de febrero en la fiesta de Santa Josefina Bakhita, el “Grupo Intereclesial contra la Trata de personas” preparó una Vigilia de oración que llevó por tema: Juntos contra la Trata, con el objetivo de ser compartida desde las distintas diócesis.

 

En la contraportada señalamos algunas noticias de estos meses: España ha recibido recomendaciones para mejorar en derechos humanos en el tercer Examen Periódico Universal (EPU); un representante de una asociación de Togo nos visitó con el propósito de trasladarnos la situación en la que se encuentra este país que lleva 53 años consecutivos bajo el Gobierno de la familia Ñassingbe; seguimos en la campaña «Si cuidas el planeta, combates la pobreza» y realizamos un acto reforzando el compromiso de la Iglesia católica española con la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN), escuchando el testimonio sobrecogedor de Setsuko, una hibakusha superviviente del bombardeo atómico de Hiroshima, que “mantiene viva la llama de la conciencia colectiva”.

 

Isabel Cuenca Anaya
Secretaria General