Carta de la Conferencia Episcopal de Japón al Primer Ministro japonés para solicitar la firma y ratificación del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares

Carta de la Conferencia Episcopal de Japón al Primer Ministro japonés para solicitar la firma y ratificación del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares

Sr. Shinzo Abe, primer ministro de Japón
Solicitud de firma y ratificación del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares
Deseo agradecerle a usted, al Ministerio de Relaciones Exteriores y a la Agencia Nacional de Policía el excelente cuidado y respeto que le brindaron al papa Francisco durante su visita a Japón el mes pasado.
Como saben, el papa Francisco envió mensajes de paz extremadamente significativos desde las ciudades de Nagasaki e Hiroshima.

Anteriormente, el 15 de marzo de 2018, el presidente del Consejo Católico de Justicia y Paz de Japón le envió una solicitud de firma y ratificación del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares a usted y al entonces Ministro de Relaciones Exteriores, Taro Kono. Ahora, motivados por los mensajes del papa Francisco, la Conferencia Episcopal Católica de Japón ha resuelto renovar esa solicitud para que Japón firme y ratifique el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares.

El Papa hizo las siguientes declaraciones en sus mensajes del 24 de noviembre:

  • «La paz y la estabilidad internacional son incompatibles con todo intento de fundarse sobre el miedo a la mutua destrucción o sobre una amenaza de aniquilación total; sólo es posible desde una ética global de solidaridad y cooperación al servicio de un futuro plasmado por la interdependencia y la corresponsabilidad entre toda la familia humana de hoy y de mañana» (Discurso sobre las armas nucleares, Nagasaki, Parque del epicentro de la bomba atómica, 24 noviembre 2019).
  • «El uso de energía atómica con fines de guerra es inmoral, como asimismo es inmoral la posesión de las armas atómicas» (Memorial de la Paz, Hiroshima 24 de noviembre de 2019).
  •   «Con el convencimiento de que un mundo sin armas nucleares es posible y necesario, pido a los líderes políticos que no se olviden de que las mismas no nos defienden de las amenazas a la seguridad nacional e internacional de nuestro tiempo »(Discurso sobre las armas nucleares, Nagasaki, Parque del epicentro de la bomba atómica, 24 noviembre 2019).
  • La Iglesia Católica también apoya «los principales instrumentos jurídicos internacionales de desarme y no proliferación nuclear, incluido el Tratado sobre la prohibición de armas nucleare» para lograr un «mundo de paz, libre de armas nucleares»(Discurso sobre las armas nucleares, Nagasaki, Parque del epicentro de la bomba atómica, 24 noviembre 2019).

Innumerables personas en el país y en el extranjero, incluida la población hibakusha, esperan que Japón, el único país que experimentó la guerra atómica, lidere a la comunidad internacional en la abolición de las armas nucleares. En respuesta a esa esperanza, le instamos a firmar y ratificar el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares.

12 de diciembre de 2019

Mitsuaki Takami, Arzobispo de Nagasaki
Presidente de la Conferencia Episcopal Católica de Japón
reconciliación y conversión ecológica