Cuarto domingo de Adviento 2017

Cuarto domingo de Adviento 2017

“INTEGRAR”

“Acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados”
MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA JORNADA MUNDIAL DEL MIGRANTE Y DEL REFUGIADO 2018
El último verbo, integrar, se pone en el plano de las oportunidades de enriquecimiento intercultural generadas por la presencia de los emigrantes y refugiados. La integración no es «una asimilación, que induce a suprimir o a olvidar la propia identidad cultural. El contacto con el otro lleva, más bien, a descubrir su “secreto”, a abrirse a él para aceptar sus aspectos válidos y contribuir así a un conocimiento mayor de cada uno. Es un proceso largo, encaminado a formar sociedades y culturas, haciendo que sean cada vez más reflejo de los multiformes dones de Dios a los hombres». Juan Pablo II, Mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado 2005.
Reflexión
El Rey David le dice al profeta Natán: “Mira, yo estoy viviendo en casa de cedro, mientras el arca del Señor vive en una tienda” (2 Samuel).
Contestación de Dios a través de Natán: “¿Eres tú quien va a construir una casa para que habite en ella? Yo te saqué de los apriscos, de andar tras las ovejas, para que fueras jefe de mi pueblo Israel. Yo estaré contigo en todas tus empresas” (2 Samuel).
La aldea de Okura, ubicada en una margen del río Saro, en el sudoeste de Etiopía, se caracteriza por tener la población más pobre de toda la región. La mayoría son mujeres solas con niños, vive en pobreza extrema, subsistiendo con cereales, maíz y pescado. La pobreza material se ve agudizada por los métodos primitivos, lentos e ineficaces para moler el cereal, con herramientas tradicionales y manuales para convertir el maíz en harina.
Un grupo de estas mujeres contactó con la Parroquia católica de Gambella, pidiendo ayuda para instalar un molino de cereales en el pueblo. Aceptaron desarrollar un proyecto y solicitaron ayuda a Manos Unidas para construir el local en el que se ubicaría el molino, así como la maquinaria y el traslado al pueblo asegurando su funcionamiento. Como complemento a lo aportado por Manos Unidas la comunidad suministraría materiales de construcción accesibles en el pueblo, y al mismo tiempo la Parroquia llevaría otros materiales.
El proyecto ya está beneficiando, no solo a las 250 familias que muelen allí sus cereales, sino a toda la comunidad. La viabilidad económica del proyecto se basa en el cobro de una pequeña cuota por kilo que han de pagar los beneficiarios. Los ingresos conseguidos permiten pagar el sueldo de los empleados, el combustible, el mantenimiento de las máquinas y otros gastos.
Las personas, o grupos, deben ofrecer confianza a quienes tienen necesidad de ayuda.
CONSTRUIR SOLIDARIDAD
“En el mes sexto, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José”. (Lucas 1).
Esta visita del ángel a una virgen desconocida y humilde para dignificarla, sacándola de su insignificancia al hacerla madre de Cristo según los designios de Dios, nos puede ayudar para:
“… buscar caminos para que, en los barrios y lugares donde anida la pobreza, la Iglesia pueda ofrecer el mejor cuidado pastoral de que sea capaz.” (Orientaciones Pastorales Diocesanas 2016-2021)
“La vida de las personas y una sociedad en verdad humanitaria no son posibles sin amistad, comunidad, solidaridad y misericordia… el afecto y la relación personal pueden proporcionar la ayuda que las personas necesitan”
“Una comunidad cristiana misionera tiene que aparecer ante el mundo como una comunidad compasiva, servicial, comprometida en la lucha contra el sufrimiento y contra cualquier forma de violencia o de injusticia contra cualquier ser humano…..”
“A problemas sociales se responde con redes comunitarias, no con la mera suma de bienes individuales” (Papa Francisco)
“Dios nos llama a construir el “nosotros” de la solidaridad en cada ciudad, en cada barrio y en cada pueblo.”
“Las parroquias pueden organizar grupos de “visitadores misioneros” que visitan discretamente….” Con estas visitas que se proponen en las Orientaciones Pastorales se conseguirían:

  • Integrar a la juventud en el quehacer de la Parroquia.
  • Evangelizar mediante la cercanía a las necesidades de cada familia.
  • Conocer los problemas existentes en las familias:separaciones, abortos, enfermedades, desempleo, ancianidad, necesidades económicas, etc.

Comprometiendo al barrio en el que está ubicada cada Parroquia, viviendo comunitariamente los problemas y necesidades, se buscarían soluciones para los problemas existentes.
UNA EXPERIENCIA DE INTEGRACIÓN SOCIAL
El Centro de Acogida “Miguel de Mañara” ubicado en el barrio sevillano de la Macarena, es una iniciativa de las Hijas de la Caridad. Ha ampliado recientemente su acogida a quienes duermen en la calle, ofreciéndoles ahora algo más que unos días de pernoctación: se les ofrece la posibilidad de vivir en dicho Centro, a todos los efectos durante 4 años, a condición de que se comprometan a cumplir un programa que desarrolle su personalidad, superando cualquier tipo de adicción o limitación personal que puedan padecer. El programa está dirigido por monitores profesionales en cada caso.