Declaración de Pax Christi Internacional por la visita del Papa a Japón en noviembre 2019

Declaración de Pax Christi Internacional por la visita del Papa a Japón en noviembre 2019

El movimiento Pax Christi Internacional se une al Consejo Católico de Japón para la Justicia y la Paz en la bienvenida por la visita del Papa Francisco a Hiroshima y Nagasaki. Durante su papado, el papa Francisco ha hablado enérgicamente contra las armas nucleares. Por lo tanto, es apropiado que durante su visita a estas dos ciudades pida pasos concretos hacia el desarme nuclear completo.

 

Pax Christi Internacional (PCI) espera que esta visita pastoral destaque no solo la inmoralidad de las armas nucleares sino también la importancia de la no violencia como una ética fundamental para construir culturas de paz y desarrollo sostenible.

 

En 1945, Japón sufrió una tragedia que nunca debe volver a ocurrir, pero hoy sigue siendo grande el peligro de que otros puedan sufrir el destino de Hiroshima y Nagasaki. Por lo tanto, PCI observa con alegría la exhortación del Papa Francisco de que los Estados deberían rechazar la posesión de las armas nucleares, así como su uso. También encomiamos a la Santa Sede por ser de los primeros Estados en firmar y ratificar el nuevo Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares.

 

Como personas de fe y como un movimiento católico global por la paz, Pax Christi Internacional se inspira en el poderoso testimonio no violento de los hibakusha y de otras personas de buena voluntad del noreste de Asia, la región de Asia y el Pacífico y de otros lugares que continúan trabajando sin violencia por la paz y la justicia.

 

Que esta visita permita a los gobiernos, incluido el de Japón, tomar en serio las palabras del papa Francisco: "Las armas de destrucción masiva y, particularmente las armas nucleares, no crean nada más que una falsa sensación de seguridad. No pueden constituir la base para una coexistencia pacífica entre los miembros de la familia humana, que más bien debe inspirarse en una ética de solidaridad".

 

Con todo esto en mente, PCI solicita fervientemente al papa Francisco que pida al gobierno de Japón y a todos los Estados del noreste de Asia que se unan al Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares. Japón tiene un desafío único para asumir este papel de liderazgo al sufrir los ataques nucleares de 1945. El noreste de Asia y el mundo enfrentan crecientes amenazas nucleares.

 

Que el viaje del Papa Francisco catalice un cambio de corazón en muchas personas, y con esta intención Pax Christi Internacional acompaña la visita del Pontífice en la oración.

 

Pax Christi International

Enlace a la Declaración