Discusión de las consecuencias humanitarias de las armas nucleares en la 72.ª Asamblea Mundial de la Salud

Discusión de las consecuencias humanitarias de las armas nucleares en la 72.ª Asamblea Mundial de la Salud

El 27 de mayo de 2019, en el seno de la 72.ª Asamblea Mundial de la Salud, celebrada en Ginebra (Suiza), representantes de la ONG IPPNW (International Physicians for the Prevention of Nuclear War), la asociación médica mundial WMA (World Medical Association), la federación WFPHA (World Federation of Public Health Association) y del consejo ICN (International Council of Nurses) celebraron una mesa redonda en la que discutieron las consecuencias de las guerras nucleares a nivel humanitario.

 

El uso de armas nucleares a día de hoy supone un peligro inmensurable para toda la humanidad, sobre todo en términos de salud, por lo que la labor de los sanitarios es fundamental para impedir que se ejecute violencia entre Estados con este tipo de armas. Los profesionales de la salud reunidos en la asamblea pusieron sobre la mesa numerosos estudios que describen los posibles efectos de las armas nucleares sobre la salud de la población y el medioambiente, a la vez que unieron sus voces para urgir a los Estados a firmar el TPNW (Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares).

 

Los ponentes de esta reunión fueron:

  • Lars Pohlmeier, miembro de la junta de IPPNW Alemania
  • Clarisse Delorme, consejera de WMA
  • Adrian Te Patu, miembro del consejo de gobierno de WFPHA Nueva Zelanda
  • Erica Burton, analista en ICN
  • Magnus Løvold, consejero político de Cruz Roja Internacional

 

IPPNW es una ONG apolítica creada en 1980 que reúne a distintas organizaciones médicas de 62 países y representa a miles de profesionales de la salud que, junto con otros tantos ciudadanos, buscan crear un mundo pacífico y seguro, libre de armas y amenazas nucleares.

 

La ONG fue creada por médicos de Estados Unidos y la antigua Unión Soviética que, haciendo referencia a la obligación que tienen los doctores de prevenir aquello que no pueden tratar, quisieron unir sus fuerzas para explicar a las fuerzas políticas los desastres humanos y naturales que se sucederían tras el mal uso de las armas nucleares. Como reconocimiento a su labor, IPPNW recibió el Nobel de la Paz en 1985, "por su información fidedigna y por crear conciencia de las consecuencias catastróficas de la guerra atómica".

 

La IPPNW es responsable además de la campaña internacional ICAN, lanzada ya hace doce años. La campaña recibió por su cuenta el Nobel de la Paz en 2017, "por su trabajo para llamar la atención sobre las catastróficas consecuencias humanitarias del uso de armas nucleares y por sus esfuerzos pioneros para lograr un tratado de prohibición de esas armas".

 

Esperemos que todo el trabajo realizado por la IPPNW, la WMA, la WFPHA, el ICN y las Naciones Unidas en general sirva para crear conciencia a nivel mundial y conseguir que todos los Estados firmen el TPNW y abandonen las armas nucleares como práctica de guerra e intimidación.