Educar al humanismo Solidario

Educar al humanismo Solidario

El pasado 16 de abril de 2017, la Congregación Romana para la Educación Católica, sacaba a la luz un interesante documento titulado “Educar al humanismo solidario”; para construir una “civilización del amor” 50 años después de la Populorum progressio. Desde Justicia y paz, nos parece pertinente destacar alguno de los contenidos de este breve documento al que os invitamos a leer y a estudiar de forma más global.

Al acercarnos hoy a la visión del ser humano, hemos de hablar de “Civilización del humanismo pleno”. Esto afirmaba Populorum progressio en el nº 42: “Tal es el verdadero y plenario humanismo que se ha de promover. ¿Y qué otra cosa significa sino el desarrollo de todo el hombre y de todos los hombres? Un humanismo cerrado, insensible a los valores del espíritu y a Dios mismo, que es su fuente, podría aparentemente triunfar. Es indudable que el hombre puede organizar la tierra sin Dios: pero sin Dios, al fin y al cabo, no puede organizarla sino contra el hombre. Un humanismo exclusivo es un humanismo inhumano”

La educación juega en este asunto un papel determinante. Los procesos educativos serán ineficaces si no se preocupan por difundir un nuevo paradigma respecto al ser humano, a la vida, a la sociedad y a las relaciones con la naturaleza. El documento reconoce que los escenarios en los que se mueve la humanidad no son nada fáciles: época de crisis y transformaciones; inseguridad; terrorismo; desconfianza y odio; populismos y radicalismos que enfrentan; injusticia en la distribución de los bienes de la creación… pero la realidad se puede transformar y para que estas situaciones cambien de signo se nos invita a humanizar la educación ¿cómo?

Desde siempre se ha entendido la educación como el “proceso por el que cada persona desarrolla sus actitudes profundas y su vocación”. Se debe crear un marco de relaciones (vivo e interdependiente) que se vincule a un destino común; es lo que llamamos HUMANISMO SOLIDARIO. Para ello, el documento propone unas líneas educativas básicas:

  1. La cultura del diálogo. En contextos de multiculturalidad y de pluralismo ético y religioso, hay que educar en la construcción de bases para el diálogo pacífico que permita el encuentro en las diferencias y procurar siempre un desarrollo integral y trascendente, tanto de la persona como de la sociedad.
  2. Globalizar la esperanza. Construir relaciones educativas y pedagógicas que: a) enseñen el amor cristiano b) generen grupos solidarios (bien particular/bien común); y c) sitúen los contenidos científicos en relación a la plena realización de la persona humana y su pertenencia a la humanidad.
  3. Verdadera inclusión. Que cada ciudadano (pueblo) se sienta plenamente activo en la construcción del humanismo solidario. Es importante destacar que el bien común ha de incluir el ayer, el hoy y el mañana (conciencia histórica) y que debe procurarse un equilibrio entre los sistemas humano/ sociales y la naturaleza/ ambiente /sostenibilidad.
  4. Redes de cooperación. Se trata de hacer converger iniciativas de educación e investigación con los fines del humanismo solidario. Para ello es imprescindible una actitud de colaboración en los ámbitos educativos y una mayor cooperación entre profesionales, empresas y cuerpos intermedios.

La Iglesia Católica, a través de sus instituciones (escuelas y universidades) ha estado siempre en el centro de la PROPUESTA EDUCATIVA en la vida pública. Hoy, desde sus distintas áreas de conocimiento, sigue vigente su responsabilidad de conservar su patrimonio de verdades y valores, pero también es responsabilidad suya el contribuir a la construcción de este humanismo solidario.

Dar alma al “mundo” es darle sentido de trascendencia. Contribuir a la civilización del AMOR es vivir lo educativo con dedicación y sabiduría. Reclamamos una mayor implicación de todos los agentes (docentes, discentes, padres/madres, diócesis, comunidades religiosas y asociaciones educativas) Cada cual debe descubrir en sus propios programas educativos y en otros más globales o institucionales, el modo de construir un “humanismo solidario” fundado en los valores éticos de la solidaridad cristiana.

 

Jesús Manuel Herreros Recio

Miembro de Justicia y Paz Palencia

Tema: Educar al humanismo Solidario

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario