ICAN se reúne con el Papa justo antes de su viaje a Japón

ICAN se reúne con el Papa justo antes de su viaje a Japón

ICAN se reúne con el Papa justo antes de su viaje a Japón: “gracias por el apoyo fundamental al Tratado de Prohibición Nuclear”

 

Una delegación de la Campaña Internacional contra las Armas Nucleares de ICAN (Premio Nobel de la Paz en 2017) le pidió hoy al Papa que continúe presionando a los líderes mundiales para que ratifiquen el Tratado que prohíbe estas armas inhumanas e indiscriminadas. El próximo viaje a Hiroshima y Nagasaki será la ocasión para relanzar las rutas de desarme nuclear a partir de la experiencia de las personas supervivientes a las bombas atómicas. Junto con los representantes de Senzatomica y Rete Disarmo, la directora de ICAN Beatrice Fihn, también se reunió con el secretario de Estado, el Cardenal Parolin y con otros miembros del Parlamento italiano.

 

Esta mañana, una delegación de la Campaña Internacional para abolir las Armas Nucleares (ICAN), dirigida por la directora ejecutiva Beatrice Fihn, se reunió con el papa Francisco para expresar una vez más el reconocimiento de su posición sobre el desarme nuclear. En particular, en víspera del próximo viaje del Pontífice a Japón, la campaña le pidió al Papa que renovara su invitación a todos los Estados para firmar el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares (TPNW), relanzando la necesidad de comenzar desde la experiencia de los hibakusha (supervivientes de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki) para construir un camino real de desarme.

 

Al Papa también se le agradeció el haber indicado claramente, ya en el Simposio sobre desarme integral de noviembre de 2017, cómo no solo el uso, sino también la mera posesión de armas nucleares, debe considerarse inmoral. Antes de la reunión con el Papa, la delegación (también compuesta por el coordinador de la red internacional Daniele Högsta, Daniele Santi y Sole Becagli de Senzatomica junto con Francesco Vignarca de Rete Disarmo) se reunió con el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin. Una reunión larga y cordial en la que se reiteraron las motivaciones subyacentes a los esfuerzos conjuntos para la entrada en vigor del Tratado, que el Vaticano fue el primero en firmar, considerando que en este momento se necesitan 17 ratificaciones adicionales para que se convierta en una ley internacional. "Es muy importante colaborar con instituciones como la Santa Sede - dijo Beatrice Fihn, quien entregó el Premio Nobel de la Paz en 2017 en nombre de ICAN - porque pueden cambiar la percepción que la opinión pública tiene de las armas nucleares: no algo lejano y que no nos concierne, sino una amenaza directa a la existencia de toda la humanidad. Luego reiteramos que una solución concreta ya está sobre la mesa: un texto del Tratado votado por 122 países que establece claramente cómo las armas nucleares son inaceptables e inhumanas. No se puede basar falsamente la seguridad en la amenaza de la eliminación de ciudades y poblaciones enteras".

 

La presencia en Roma de Beatrice Fihn y Daniele Högsta fue además, una ocasión para nuevas reuniones con representantes del Parlamento italiano, para recordar la necesidad y la urgencia de un compromiso de Italia en el fortalecimiento del desarme nuclear y posibles vías de apoyo al Tratado TPNW. Estas ideas fueron expresadas ​​tanto en la reunión con la ex presidenta de la Cámara On, Laura Boldrini, como en la del presidente del Comité de Defensa Montecitorio Gianluca Rizzo. Representantes internacionales de ICAN y miembros de las anteriores organizaciones italianas que lo integran han reiterado, como ya se hizo en una carta reciente, la solicitud de firma del recurso parlamentario a favor del Tratado promovido por la Campaña Internacional, que en la última legislatura había sido firmado por más de 240 parlamentarios, entre ellos: Luigi Di Maio, Roberto Fico, Marina Sereni, Lia Quartapelle, Giuseppe Brescia, Manlio Di Stefano, Erasmo Palazzotto, Giuditta Pini, Riccardo Fraccaro, Federico D'Incà, Nicola Fratoianni y Stefano Fassina.

 

Senzatomica y Rete Disarmo renuevan su invitación a las instituciones italianas para promover todo tipo de esfuerzo por un papel positivo de Italia en este camino, pidiendo que se analicen todas las posibilidades de adhesión al Tratado y, por lo tanto, cambiar la posición de que Italia hasta ahora no ha participado en esta iniciativa. En los próximos días se relanzará la movilización "Italia reconsidera e involucra a las ciudades y autoridades locales en toda Italia, y recuerda que siete de cada diez personas italianas están a favor del Tratado TPWN y les gustaría la eliminación de los experimentos nucleares actualmente presentes en nuestro Territorio”.