Sínodo de la Amazonía

Sínodo de la Amazonía

Actualmente se está celebrando en Roma la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos con el objeto de reflexionar sobre el tema: “Amazonía, Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”. Un acontecimiento eclesial muy importante para el mundo y para la Iglesia. Su principal objetivo es “encontrar nuevos caminos para la evangelización de este Pueblo de Dios, especialmente de las personas indígenas, a menudo olvidadas y sin perspectivas de un futuro sereno, también debido a la crisis de la foresta Amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta”.

 

El Sínodo fue convocado por el papa Francisco el 15 de octubre de 2017 para realizarse, dos años más tarde, en el presente mes de octubre. Comenzó con un proceso de consulta y preparación por parte de grupos y comunidades del territorio de la Amazonía, que tiene  7 millones de km. cuadrados de superficie, pertenecientes a los países de Brasil, Perú, Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guyana, Guyana Francesa, y Surinam.

 

Desde su convocatoria, se encomendó formalmente a la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) apoyar a la Secretaría del Sínodo y al Consejo Pre Sinodal, presidido por el papa Francisco. En un primer momento, esta ayuda se ha concretado en los siguientes objetivos operativos: 1) animar la mayor participación posible de los diversos actores que viven en la Amazonía; 2) realizar un proceso de escucha activa y directa de las personas que viven en cada territorio con sus características y necesidades propias, y 3)  la recogida adecuada de la información necesaria para la elaboración del Documento Preparatorio y del Documento de Trabajo (Instrumentum Laboris). Este último fue elaborado con las diversas aportaciones del proceso de escucha.

 

La  REPAM publicó un informe sobre el proceso de consulta sinodal y  recogió los detalles sobre cómo se desarrolló este proceso. En el mismo, se animaba a seguir implicados hasta la celebración del Sínodo, planteando los pasos próximos que se consideran esenciales para continuar tejiendo red como Iglesia en la Panamazonía.


En la consulta sinodal, animada por la REPAM, participaron 21.943 personas, de las cuales el 53% son mujeres y el 47% hombres. Entre ellas había 6.337 personas del laicado (3.601 mujeres y 2.736 hombres); 477 personas de congregaciones religiosas, 1.973 personas jóvenes, 492 sacerdotes y 12.664 obispos.

 

Se estima una participación total de 65.000 personas aunque no lo hicieran directamente en los espacios formales de escucha, sino en los de preparación en sus comunidades, aldeas o parroquias.

 

Este proceso de consulta superó las fronteras geográficas del territorio Panamazónico. Se realizaron eventos donde se recogieron aportaciones y reflexiones regionales de Honduras (Asamblea Cáritas), Alemania, Estados Unidos y Roma. Estas actividades confirman que el Sínodo Amazónico invita a un diálogo a nivel mundial para la corresponsabilidad en el cuidado de la casa común y para la búsqueda de nuevos caminos de la Iglesia.

 

El  Documento  “Instrumentum Laboris” se publicó el día 17 del pasado mes de junio y, a la vez, la REPAM elaboró y publicó  una versión sintetizada del mismo para socializarlo en toda la Panamazonía. Estos documentos, posteriormente se revisaron y se organizaron espacios de reflexión con quienes participaron en el proceso de consulta y con otras personas que lo desearon o tuvieron relación con el proceso.

 

A partir del mes de julio y hasta finales de septiembre, las Conferencias Episcopales y las REPAM Nacionales realizaron procesos de devolución y eventos de reflexión con los obispos y participantes de la consulta sinodal.

 

Finalizó el relato de todo el proceso presinodal con una aportación de la Asamblea de la Iglesia de Guyana, que recoge el sentir de otras Iglesias locales de los países que tienen territorio en la Amazonía:

“El Sínodo de los Obispos también debe convertirse cada vez más en un medio preferido de escucha del Pueblo de Dios: «Pidamos ante todo al Espíritu Santo, para los padres sinodales, el don de la escucha: escucha de Dios, hasta escuchar con Él el clamor del pueblo; escucha del pueblo, hasta respirar en él la voluntad a la que Dios nos llama»” (EPISCOPALIS COMMUNIO – Introducción Asamblea Lethem – Guyana.

EL Sínodo comenzó con la misa solemne de apertura, a las 10 de la mañana del día 6 de octubre, un maravilloso domingo otoñal en Roma, en la basílica de San Pedro. Cantos, lecturas, preces, en diversas lenguas y una procesión de ofrendas llena de color y ritmos de la Amazonía, con sus frutos e instrumentos representativos.

 

La homilía que regaló el Papa en esta celebración, su  lenguaje directo, claro, aterrizando la Palabra en la vida cotidiana, comentando los textos de este domingo, fue un buen inicio transmitiendo mucho ánimo y alegría:
“Hemos recibido un don para ser dones. Un don no se compra, no se cambia y no se vende: se recibe y se regala. Si nos aprovechamos de él, si nos ponemos nosotros en el centro y no el don,… nos convertimos en funcionarios: hacemos del don una función y desaparece la gratuidad, así terminamos sirviéndonos de la Iglesia para servirnos a nosotros mismos. Nuestra vida, sin embargo, por el don recibido, espara servir”.

 

Y a continuación, afirmó:
“Para ser fieles a nuestra llamada, a nuestra misión, san Pablo nos recuerda que el don se reaviva. El verbo que usa es fascinante: reavivar literalmente, en el original, es “dar vida al fuego”. “El don que hemos recibido es un fuego, es un amor ardiente a Dios y a los hermanos. El fuego…, muere si no se mantiene vivo, se apaga si las cenizas lo cubren. Si todo permanece como está, si nuestros días están marcados por el “siempre se ha hecho así”, el don desaparece, sofocado por las cenizas de los temores y por la preocupación de defender el status quo”.

 

Seguimos con esperanza el desarrollo de todo este Sínodo, como don del Espíritu para la humanidad, el universo, la Iglesia y cada persona.

 

Carmen Luisa González Expósito, JP Tenerife

 

 

Tema: Sínodo de la Amazonía

No se encontraron comentarios.

Nuevo comentario