Semana de Armonía Interconfesional

04.02.2021

En 2021, por primera vez, celebramos el Día Internacional de la Fraternidad Humana en el contexto de la Semana Mundial de la Armonía Interconfesional, lo que brinda la oportunidad de poner de relieve los principios y valores incluidos en el "Documento sobre la Fraternidad Humana para la Paz Mundial y la Convivencia" y explorar las buenas prácticas para su aplicación como camino hacia el futuro, mientras reconstruimos un mundo mejor.

El papa Francisco se siente complacido de que las naciones de todo el mundo se unan a esta celebración, destinada a promover el diálogo interreligioso e intercultural. La fecha es el 4 de febrero, mismo días del encuentro de 2019 en Abu Dhabi, cuando el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb, y el Papa firmaron el documento sobre la fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia común.

La Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas (UNAOC), en colaboración con las Misiones Permanentes de Egipto y de los Emiratos Árabes Unidos ante la ONU, así como con el Comité Superior de Fraternidad Humana, organiza un acto titulado "Un camino hacia el futuro" para celebrar este día internacional.

Por la tarde el papa Francisco participa en un encuentro virtual con el Gran Imán de Al-Azhar, con el Secretario General de las Naciones Unidas, Sr. António Guterres, y con otras personalidades. La citada Resolución de la ONU reconoce «la contribución que el diálogo entre todos los grupos religiosos puede aportar para que se conozcan y se comprendan mejor los valores comunes compartidos por toda la humanidad». Que esta sea nuestra oración hoy y nuestro compromiso durante todos los días del año.

Existe una profunda preocupación por los actos que hacen apología del odio religioso y, por tanto, socavan el espíritu de tolerancia y respeto a la diversidad, especialmente en un momento en el que el mundo se enfrenta a la crisis sin precedentes provocada por la pandemia del coronavirus, que requiere una respuesta global basada en la unidad, la solidaridad y una renovada cooperación multilateral.

Y en estos tiempos necesitamos -quizás más que nunca- reconocer la valiosa contribución de las personas de todas las religiones, o creencias, a la humanidad y la contribución que el diálogo entre todos los grupos religiosos puede hacer para mejorar la conciencia y la comprensión de los valores comunes compartidos por toda la humanidad.

También debemos subrayar la importancia de la sensibilización sobre las diferentes culturas y religiones, o creencias, y el fomento de la tolerancia, que implica la aceptación y el respeto por parte de la sociedad de la diversidad religiosa y cultural, incluso en lo que respecta a la expresión religiosa. La educación, en particular en la escuela, debe contribuir de manera significativa a promover la tolerancia y la eliminación de la discriminación basada en la religión o las creencias.

Además, debemos reconocer que la tolerancia, la tradición pluralista, el respeto mutuo y la diversidad de religiones y creencias promueven la fraternidad humana. Por lo tanto, es imperativo que fomentemos las actividades destinadas a promover el diálogo interreligioso e intercultural con el fin de aumentar la paz y la estabilidad social, el respeto por la diversidad y el respeto mutuo y crear, a nivel mundial, y también a nivel regional, nacional y local, un entorno propicio para la paz y el entendimiento mutuo.

Texto ONU para el primer Día de la Fraternidad Universal